Vida Sana
9 de enero de 2018 07:34

Si le gusta duro y plano el abdomen, haga planchas

Se los conoce también como ejercicios isométricos. Además del centro del cuerpo, activan otros músculos. Foto: Julio Estrella / ÚN

Se los conoce también como ejercicios isométricos. Además del centro del cuerpo, activan otros músculos. Foto: Julio Estrella / ÚN

Paola Gavilanes

Atrás quedaron las rutinas tradicionales para fortalecer el abdomen que a la larga producen dolor en el cuello y en la espalda. Ahora están de ‘moda’ los ejercicios isométricos.

Son los preferidos por expertos del fitness por sus múltiples beneficios: los resultados se evidencian en menor tiempo y, dependiendo de la variante, se activan otros músculos.

El único requisito para obtener todo su ‘poder’ es cumplir con la técnica adecuada, según Angie Parra, entrenadora personal.

En un estudio publicado por expertos de la Universidad de Harvard se aseguró que los ejercicios isométricos activan de una forma más equilibrada todo el abdomen y la espalda.

Es uno de los movimientos tradicionales. Requiere de fuerza y resistencia para llegar al minuto.

Es uno de los movimientos tradicionales. Requiere de fuerza y resistencia para llegar al minuto.

Esos movimientos, según el estudio, se caracterizan por ser ejecutados de forma horizontal, boca abajo.

El reto consiste en mantener la postura de la variante seleccionada por un lapso superior a los 10 segundos.

Con ese movimiento se activan los oblicuos. Trabaje primero un perfil y después el otro.

Con ese movimiento se activan los oblicuos. Trabaje primero un perfil y después el otro.

Cumplir el objetivo en ese tiempo suena sencillo, pero lo cierto es que cuesta mucho trabajo.

Lo interesantes es que con constancia y práctica las personas superan, incluso, los cinco minutos. Un tiempo razonable para ver los resultados es de tres meses, según los especialistas. El ejercicio se complementa con una dieta equilibrada.

Este movimiento consiste en subir las rodillas -alternadamente- a la altura de la cadera.

Este movimiento consiste en subir las rodillas -alternadamente- a la altura de la cadera.