Vida Sana
23 de enero de 2018 08:54

El tinte requiere de más cuidados

Se recomienda lavar el cabello tinturado cada dos días, aunque esto varía de acuerdo a la necesidad de cada persona. Foto: Internet

Se recomienda lavar el cabello tinturado cada dos días, aunque esto varía de acuerdo a la necesidad de cada persona. Foto: Internet

Ana Cristina Alvarado

Cuidar el pelo pintado es importante, pues de esta forma se mantiene el cuero cabelludo y la hebra capilar saludable. Además, se evita que el color se lave con el tiempo. El estilista Miguel Ángel Cavallero compartió algunos de sus consejos.

Las acciones diarias marcan la diferencia. Y una por la que hay que empezar es por el lavado. Lo aconsejable es lavar el cabello cada dos días, aunque esto puede variar de persona a persona. Por ejemplo, si el cabello es graso o si se hace deporte, el lavado debe ser más frecuente.

Los productos, cuando se trata de pelo tinturado, cobran mayor importancia. El champú debe tener dos características principales: la primera es que debe cubrir las necesidades del cuero cabelludo y del pelo (graso, sensible, seco, etc.) y la segunda es que debe proteger del lavado del color. Esto se logra al comprar champús de PH neutro.

El acondicionador también debe ser específico para cabellos tinturados. Si el pelo está muy reseco, se debe aplicar mascarillas hidratantes y de proteínas al menos una vez a la semana. La mayoría de productos profesionales tiene estas características.

Para el peinado, se debe usar protectores térmicos si se va a usar la plancha, el secador o el rizador. Después, se puede aplicar aceite de argán para moldear. Este ingrediente es rico en nutrientes, por lo que ayuda a reconstruir la hebra capilar si hay porosidad de medios a puntas.

El aceite de argán también sella la cutícula, un beneficio que es ideal para que el color no salga del pelo.

La seda es otro producto para peinar, que es una gran opción en el caso de los cabellos con tratamientos de color. Hay que evitar las cremas para peinar.

Cavallero, de Cava Studios, explica que “las cremas comerciales tienen altos contenidos de silicona, un derivado del petróleo que ahoga la hebra capilar”. El efecto visible es que el pelo se ve grasoso y sin brillo.

En casa se complementa el trabajo de los peluqueros, pero no por eso hay que dejar de ir al salón.

Una vez al mes hay que acudir por tratamientos profesionales de hidratación; de nutrición, ricos en proteínas necesarias para el cuero cabelludo y la hebra capilar; y de cuidado de color, mascarillas de pigmento que evitan que se lave la tintura.

Además, el corte debe ser frecuente, cada dos meses, para eliminar las puntas abiertas.

Solo así lucirá un cabello sano y hermoso.