El Jefe Eres Tú
9 de abril de 2018 15:15

El trabajo y el deporte son compatibles, si se lo propone

Imagen referencial. Mayor energía, entusiasmo y compromiso son algunos de los beneficios del deporte en el campo laboral. Foto: Pixnio

Imagen referencial. Mayor energía, entusiasmo y compromiso son algunos de los beneficios del deporte en el campo laboral. Foto: Pixnio

Redacción El jefe eres tú

La carga laboral, en ocasiones, resta tiempo para poder hacer actividades personales entre las que se encuentra el deporte.

Pero el trabajo y la actividad física no tienen por qué ser como agua y aceite. Es posible compaginar ambas actividades, si se hace el propósito de destinar horas semanales para practicar alguna actividad física.

El portal Avanza Fitness recomienda iniciar un deporte de forma paulatina. Puede revisar qué día de la semana tiene más tiempo y empezar por hacer el ejercicio unos minutos a la semana, hasta llegar al menos a cinco horas semanales.

Cuando la práctica del deporte es habitual, la energía va en aumento y esto se traduce en más productividad laboral y, sobre todo, en un mejor estado mental.

Si los trabajadores llegan animados y psicológicamente descansados al trabajo, como consecuencia del ejercicio físico, sus capacidades laborales aumentarán, señala un estudio de la Universidad ­Autónoma de Barcelona (UAB) y otro del Centro Superior de Deportes (CSD) de España.

También el ejercicio físico incide en un mejor estado de salud, por lo que el absentismo laboral recurrente a causa de enfermedades, puede disminuir considerablemente.

Las empresas también están conscientes de los beneficios de que sus empleados lleven una vida sana y activa. Es por ello que adecúan espacios como pequeños gimnasios para que los trabajadores los usen en su tiempo libre.

Cristina Ayala es secretaria de una compañía de seguros en la que hay un cuarto de máquinas para hacer ejercicio. Ella aprovecha las mañanas para hacer deporte ahí e iniciar su jornada motivada.

Otras empresas proporcionan programas de ejercicio físico para los trabajadores durante el horario laboral. La consultora en Recursos Humanos Randstad considera que las políticas para fomentar el deporte son una inversión.

“Los empleados trabajarán así de una forma más activa y motivada, lo que dará importantes beneficios desde el punto de vista organizativo”, señala.

Están también las compañías que optan por convocar al personal a actividades deportivas después de su jornada laboral o durante los fines de semana.

Aunque implica destinar más tiempo a la empresa, algunos trabajadores optan por aprovechar este espacio para ejercitarse y compartir con los compañeros fuera de la oficina.

Randstad cree que este tipo de contactos ayuda a los empleados a fortalecer su lazo de confianza y beneficia al clima laboral, disminuyendo los conflictos e impulsando el trabajo en equipo.

Josué Salas es operario de una fábrica de alimentos. Todos los jueves se reúne con sus compañeros para jugar fútbol. Aunque haga frío él siempre acude porque señala “que es su momento de distracción”.

La clave para que el deporte sea parte de la vida del trabajador es la constancia.

Consejos

Organice
su tiempo con un cronograma de actividades diarias, que le permita cumplir con sus tareas laborales y destinar algunos minutos a la práctica del deporte.

Motive a otros compañeros a practicar algún deporte. El trabajo en grupo puede contribuir a su perseverancia para no abandonar la actividad física.

No vea al deporte como una obligación. Descubra algo que le guste hacer y véalo como un momento de distracción. 

Encuentre 
momentos para mantenerse activo aunque no haga deporte diariamente. Los ejercicios para relajar músculos o los estiramientos los puede poner en práctica en medio de su jornada.