Noticias
30 de marzo de 2017 13:33

Recoger los desechos es una práctica de buenos vecinos

Los propietarios de animales de compañía deben limpiar las deyecciones que ocurran en espacios públicos como parques. Foto: Archivo

Los propietarios de animales de compañía deben limpiar las deyecciones que ocurran en espacios públicos como parques. Foto: Archivo

Redacción Tendencias

Parte de la responsabilidad de los dueños de mascotas es asegurarse de mantener los espacios públicos y privados libres de excrementos.

Durante el invierno la lluvia puede llevarse los desechos directamente a ríos y canales y contaminarlos. Estos excrementos tienen nitrógeno que, en exceso, puede afectar a las plantas y animales acuáticos, informa Petfinder, un portal de cuidados para mascotas.

Recoger los desechos también es una apuesta por la salud pública. El excremento de las mascotas puede contener microorganismos patógenos como giardia, salmonela y e-coli, que pueden transmitirse a los humanos y provocar daños en la salud.

Tampoco hay que olvidar que la ley lo requiere. En Quito está vigente la Ordenanza 048 en la que se detalla las normas para tenencia, protección y control de fauna urbana.

En el artículo 30 se indica que las personas están obligadas a limpiar las deyecciones de sus animales en el espacio público. La idea también es contribuir a que se mantengan buenas relaciones de convivencia y respeto con el resto de la ciudadanía.