Las Últimas
13 de septiembre de 2017 09:09

La nueva casa para el Colegio María de Nazaret

Así se ven las instalaciones de la antigua Escuela Santa Mariana de Jesús, en el barrio de La Loma. Foto: Ana Guerrero / ÚN

Así se ven las instalaciones de la antigua Escuela Santa Mariana de Jesús, en el barrio de La Loma. Foto: Ana Guerrero / ÚN

Redacción Últimas Noticias

Ya empezaron los trabajos en la antigua Escuela Santa Mariana de Jesús. Las instalaciones que están ubicadas en el barrio de La Loma Grande se adecúan para recibir a los 638 estudiantes del Colegio María de Nazaret, que el domingo 3 de este mes se consumió por las llamas.

Las tareas empezaron ayer. Las primeras acciones, que estuvieron a cargo de dos obreros, consisten en convertir un salón en tres aulas. Para ello, empezaron a picar paredes para poder levantar otras, y luego poner puertas y también ventanas.

En la edificación, que está en la calle Leopoldo Salvador, no hay ni un solo pupitre todavía y tampoco luz eléctrica. Lo que sí resalta es la imagen de la santa quiteña, en el segundo piso del edificio. El predio, además, cuenta con tres pisos, cuartos para las dependencias administrativas, baños y hasta una terraza.

Aquí funcionaba una escuela, así que es muy funcional para acoger al colegio. Eso sí, como la antigua escuelita dejó de funcionar hace ya tiempo, el predio requiere una buena mano de gato.

Todos los detalles que falten serán atendidos antes de que los chicos del colegio quemado se muden. Hasta tanto, continúan estudiando en el Colegio Fernández Salvador Villavicencio Ponce, en la Villa Flora. Allí están desde el 4 de este mes, que empezó el nuevo ciclo escolar.

Que en un mes esté listo el ‘nuevo’ colegio es la aspiración que tienen las hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, que están a cargo del María de Nazaret. Pero, hasta tanto, dice la hermana Alicia Haro, coordinadora de Pastoral, siguen en la jornada vespertina en el plantel del sur de Quito. Allí trabajan 36 maestros.

Como dice la hermana, están contentos porque les han recibido bien, pero quieren volver a clases matutinas. Actualmente la jornada es de 13:00 a 18:00.

Para cubrir la demanda de estudiantes requieren 18 aulas (en el ciclo diversificado hay en promedio 30 chicos por cada una y en el básico, hasta 40).

El objetivo más ambicioso es la reconstrucción de la edificación patrimonial quemada. Esta tarea se encuentra en manos del Instituto Metropolitano de Patrimonio y, bajito, costará USD 1 millón y como es una edificación histórica, debe quedar igualita.

No obstante, apunta la hermana Alicia, aún no se han puesto a analizar a detalle el informe del Cuerpo de Bomberos que recibieron el lunes, sobre la causa del incendio, y que dice que fue provocado.