Las Últimas
5 de septiembre de 2017 10:21

Tras las llamas, nuevo rumbo

Hasta la casa donde se hospedan las madres que vivían en el Colegio María de Nazaret llegaron docentes del plantel. Foto: Ana Guerrero / ÚN

Hasta la casa donde se hospedan las madres que vivían en el Colegio María de Nazaret llegaron docentes del plantel. Foto: Ana Guerrero / ÚN

Redacción Últimas Noticias

No hay vuelta atrás, el hogar de cuatro hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl se quemó, al igual que las aulas de 638 estudiantes del Colegio María de Nazaret. Las madres, desde el domingo 3 de septiembre del 2017, cuando ocurrió el incendio, tienen un nuevo hogar y esperan las noticias para la reconstrucción del predio patrimonial.

Tres de ellas viven en la Casa de Formación Santa Luisa de Marillac, apenas a unos metros de su antigua morada. La otra, está en el hogar de niños, también a unos pasos del edificio quemado. Ellas no estaban en el edificio el día del incendio.

En la vivienda donde se hospedan las mujeres habitan tres monjitas y cinco jóvenes aspirantes a la congregación, quienes apenas empezaron el camino para los 10 años que, bajito, toma la formación. Allí, además, los sábados se entrega víveres a personas de escasos recursos. Se puede acolitar con donaciones.

La madre Sara Cadena, moradora fija de la casa, repetía: “Son nuestras hermanas”. Entre sus nuevas compañeras está la superiora del Colegio incendiado, Nelly Guapaz.

Como no había certeza del tiempo que tomará el arreglo del predio, la superiora y otras madres andaban buscando colegio. Para la inauguración del año lectivo, los chicos tuvieron aulas, las del Colegio Fernández Salvador, en el sur.

Hasta el nuevo hogar, la mañana de ayer 4 de septiembre, llegaron docentes del plantel en busca de una respuesta. Estaban uniformados, listos para inaugurar el año.

Según el secretario metropolitano de Seguridad, Juan Zapata, tras un informó de bomberos, técnicos del Instituto Metropolitano de Patrimonio y otros expertos entrarán en acción.

Lo más probable es que por la magnitud del daño, dijo el Secretario, entre un 95 y 98%, la intervención se haga por etapas. Lo que sí es fijo es que el Municipio apoyará. Pero, apuntó, del monto que se requiera dependerá hasta dónde puede ir el accionar.