En Las Aulas
29 de marzo de 2017 15:10

La educación en casa, ¿propuesta viable?

El sistema educativo debe ser abierto y flexible: favorecer la aplicación de nuevas modalidades. Foto: Archivo

El sistema educativo debe ser abierto y flexible: favorecer la aplicación de nuevas modalidades. Foto: Archivo

Redacción En las aulas

La historia de la educación radica en los hogares, el origen del sistema educativo. La familia fue, en efecto, el centro donde nacieron los aprendizajes básicos, donde las madres, de manera especial, tenían especial protagonismo.

Más tarde nacieron las ‘guarderías’ cuando los niños fueron ‘encargados’ a comadronas, y luego fue la escuela el espacio para la instrucción formal, con un profesor y un plan de estudios, de acuerdo con las edades y necesidades de aprendizaje de los niños.

Ayer y hoy

Las modalidades de enseñanza y aprendizaje son tan antiguas como la humanidad. En los últimos siglos ha predominado el sistema regulado por el Estado, en función de derechos y con base científica.
Los profesores son profesionales formados por las universidades, y hoy los modelos se han diversificado tanto que las especialidades de docentes -articuladas a las nuevas tecnologías de información y comunicación- abundan en el mundo de la pedagogía.

Papel del docente
Desde tiempos de Commenius, creador de la Didáctica clásica, el papel del profesor se centró en la enseñanza, mientras que en el siglo XXI, la tendencia se centra en el estudiante antes que en el profesor, que tiende a ser un facilitador del proceso educativo.

Estudios recientes intentan revalorizar el papel del docente como docente-investigador, antes que como un mero transmisor de informaciones.

Madres-maestras
Noticias recientes informan sobre una modalidad especial -‘homeschooling’, en inglés-, donde las madres se convierten en educadoras de sus hijos, bajo ciertos estándares.

En realidad la noticia no es tan nueva. A comienzos de la década los setenta, la educación obligatoria fue cuestionada mediante la publicación de libros tales como Deschooling Society, de Iván Illich, 1970, y No More Public School, de Harold Bennet, 1972. Estas ideas hallaron cabida en el reformador escolar John Caldwell Holt quien escribió en 1976 Instead of Education: Ways To Help People Do Things Better. Después de la publicación del libro, Holt fue contactado por familias de todo EE.UU. que habían tomado la decisión de educar a sus hijos en casa.

Pros y contras
Las experiencias se ajustaron a los contextos culturales. En muchos lugares la ‘educación en el hogar’ es una opción legal para padres que quieren formar a sus hijos con un ambiente de enseñanza diferente al que existe en las escuelas tradicionales. Otros lo hacen porque piensan que el sistema educativo no educa al niño, sino que lo amaestra y lo convierte en un obrero inteligente, útil para el sistema. También, es una alternativa para las familias que viven en zonas rurales aisladas y son ellas quienes deciden, por razones personales o prácticas, no llevar a los niños al colegio.

Responsabilidades
Si usted desea educar en casa tendría que asumir responsabilidades. Y prepararse, no solo en el ámbito académico, sino psicológico y didáctico. Es tiempo, entonces, de repensar la educación y actuar con alternativas serias y eficientes. ¿O reformar el sistema escolarizado?