Futbolero
29 de enero de 2018 10:20

Christian Lara hará ‘diabluras’ en la Serie B

Christian Lara jugó siete partidos en la Liga de Ascenso del fútbol mexicano. Foto: David Paredes / ÚN

Christian Lara jugó siete partidos en la Liga de Ascenso del fútbol mexicano. Foto: David Paredes / ÚN

David Paredes
(D)

Christian Lara volvió después de 20 años a entrenarse en el parque La Carolina. En ese lugar empezó su sueño de ser futbolista. Ahora, con toda una trayectoria encima, hace pretemporada en el Clan Juvenil. Este será su sexto club en el país (El Nacional, Liga de Quito, Barcelona, Manta FC y Deportivo Quito) y su primera vez en la Serie B.

El ‘Diablito’ trajo de vuelta sus fintas y gambetas después de un año en México. Su contrato con Dorados de Sinaloa finalizó y no le quedó más remedio que armar maletas y ser parte del ‘plan retorno’.

“Ir a México fue una experiencia importante en mi vida. A mis 36 años salir del país se veía lejano. Pero mi buena campaña en El Nacional hizo que los del Dorados se fijaran en mí”, dijo Larita.

Durante todo el 2017 se pasó ‘mensajeando’ con el DT uruguayo Eduardo Favaro.
El estratega de los puros criollos lo quería. Incluso a mediados del año pasado lo pidió a la dirigencia, pero por problemas económicos no hubo chance de repatriarlo. Se quedó en Sinaloa, una ciudad al norte de México donde el narcotráfico hace de las suyas.

“Hablé con Eduardo Favaro. Quería volver a El Nacional, es donde me formé y el club que amo. Pero no se llegó a ningún acuerdo con la dirigencia. El ‘profe’ me quería”, dijo Lara.

Su pana Luis Checa, quien hasta el año pasado fue capitán del ‘Patrón’ de Sangolquí, fue el nexo entre el ‘Diablito’ y los duros de ese club.

“Lo traje al Clan porque es mi mujer”, dice riendo Checa mientras revisa en un cuaderno algunas cuentas de otros futbolistas.

El zaguero central, suspendido el año pasado por doping, le confesó a ÚLTIMAS que está haciendo pasantías en el club. Por eso le acolitó a su panita para que continúe su carrera en la Serie B.

“Checa es mi amigo de toda la vida. Compartí cancha con él en algunos equipos y por eso me ayudó a continuar mi carrera. No me importa si entrenamos en este parque o si nos toca en una cancha de tierra. Trato de vivir al máximo mis últimos años como futbolista”, dice el ‘Diablito’.

El ‘profe’ Julio Asad ya habló con Lara. El estratega argentino le pidió que sea un referente y que cobije los más guambras. Que no sea tan cerebral, sino que busque el arco y que haga sus ‘diabluras’ en las canchas del país.

“Espero lo que es él: un jugador distinto y con cambio de ritmo. Es de los que hace jugar al resto. Tiene características distintas a Marwin Pita, quien fue nuestro capitán y 10 el año pasado. Lara es más de entrega y trabajo en equipo”, dijo el entrenador.

Asad espera que Larita se despida del fútbol con un campeonato. Ya lo hizo con Wellington Sánchez y con Jaime Iván Kaviedes.

En México, Lara no tuvo tantas chances de jugar. Apenas jugó siete partidos en la Liga de Ascenso MX y en la Copa MX. Regresó al país y en los primeros días en entrenamiento ha demostrado que tiene más energía y ganas que los más peladitos.

El viernes corrió ocho kilómetros. Hubo agotamiento, pero le sobraron energías para conversar con ÚLTIMAS.

“Sinaloa es una tierra caliente. La temperatura puede llegar tranquilamente a 45 grados centígrados. Jugar allá fue toda una experiencia para mi familia también. Mi esposa y mis hijos tuvieron la oportunidad de disfrutar de México”, dice el mediocampista quiteño de 37 añitos.

Clan Juvenil tenía previsto viajar ayer a Esmeraldas para arrancar de forma formal su pretemporada. Hasta ayer, el equipo comandado por el ‘Turco’ Asad hizo full físico en La Carolina.

La dirigencia está buscando canchas en Cumbayá para hacer sede y entrenarse para el torneo de la Serie B. Eso sí, hará de local en el estadio de la Liga Cantonal de Rumiñahui, en Sangolquí.