Vida Sana
2 de mayo de 2017 13:26

Si le duele el cuello mejor deje el celular

Las pausas activas reducen las dolencias generadas por el uso excesivo del celular. Foto: Internet

Las pausas activas reducen las dolencias generadas por el uso excesivo del celular. Foto: Internet

Redacción Vida Sana

El ser humano pasó del teléfono alámbrico al inalámbrico y de allí al celular, generando una dependencia que ha permitido mantenerlo informado y comunicado, pero también enfermo.

Las dolencias aparecen por el abuso del móvil, según Isabel Viteri, jefa de Fisioterapia Biodimed. Entre las molestias más comunes están: lesiones visuales, dolor de cabeza constante, dolor muscular en la zona baja de la espalda, lesiones en la muñeca y mano -tendinitis-, estres, irritabilidad y el denominado ‘text neck’.

Esta última dolencia se refiere a un trastorno muscular de moda y se produce por inclinar la cabeza hacia adelante por tiempo prolongado. “Se pierde la curvatura normal de la columna y causa dolores musculares agudos y hasta lesiones más crónicas”.

Y es que aunque no haya necesidad, las personas se aferran al celular mientras caminan o se movilizan en bus a la casa o al trabajo.

Mauricio Toapanta, fisioterapeuta y profesor de las cátedras de biomecánica, fisiología y cineantropometría del Instituto Técnológico Superior de Fútbol de Federación Ecuatoriana de Fútbol, añadió que el uso indiscriminado del celular también inflama los músculos del trapecio y del omoplato.

Sucede porque las personas colocan el celular entre el hombro y la oreja para atender las llamadas.

Lo ideal para evitar molestias musculares y lesiones es utilizar el teléfono celular a una distancia prudencial (entre 30 y 35 centímetros desde el ojo a la mano que lo sostiene) y por debajo del nivel del ojo, evitando que el ángulo supere los 35 grados.

Evite también chatear mientras está acostado, pues por lo general, las personas tienden a acercarlo demasiado al rostro o a generar presión sobre un brazo.