Vida Sana
7 de noviembre de 2017 11:53

La remolacha tiene superpoderes

La remolacha, también conocida como betabel, es un tubérculo considerado un superalimento. Contiene fibra, vitaminas, minerales. Foto: Archivo

La remolacha, también conocida como betabel, es un tubérculo considerado un superalimento. Contiene fibra, vitaminas, minerales. Foto: Archivo

Redacción Vida Sana

En ensaladas, en jugos y hasta en postres. La remolacha se ha ganado un espacio en platillos de sal y de dulce por su versatilidad. Hace muy poco se la consumía en jugo junto a la naranja y zanahoria. Era uno de los jugos preferidos por las abuelitas por su alto contenido nutritivo.

Combinada con la zanahoria se volvía en una bomba cargada de nutrientes y antioxidantes, cuya misión es reducir los efectos del envejecimiento.

La remolacha, también conocida como betabel, es un tubérculo considerado un superalimento. Contiene fibra, vitaminas, minerales.

En esa lista está el hierro, ideal para personas con anemia. También es necesario en mujeres embarazadas.

El hierro forma parte de la estructura de la hemoglobina, y une el oxígeno para transportarlo en los glóbulos rojos. De allí su importancia en la dieta diaria.
La remolacha, además, es baja en calorías, ideal para las personas que controlan su peso. En 100 gramos de remolacha hay aproximadamente 46 calorías.

Todos esos micronutrientes mejoran el rendimiento deportivo, reducen la presión arterial y mejoran la circulación.

Pero hay más. Un estudio realizado por la Wake Forest University encontró que el consumo de jugo de remolacha mejora la oxigenación del cerebro, siendo esto un factor esencial para reducir la progresión de la demencia en personas adultas.

Su fibra, en cambio, mejora notablemente el tránsito intestinal, evitando el molestoso estreñimiento y dolores estomacales. Esa sustancia también brinda una sensación de saciedad, evitando que las personas piquen durante todo el día.

Los especialistas recomiendan consumirla cruda en jugos y combinarla con vegetales. Pero también es posible ingerirla cocinada en ensaladas, arepas.
Antes de llevarla a la olla recuerde lavarla y retirar las hojas. Las puede guardar para complementar una ensalada, por ejemplo.