Vida Sana
12 de diciembre de 2017 15:21

Diego se refugió en el deporte para 'sanar'

Durante un entrenamiento en el parque La  Carolina al norte de Quito. Foto: ÚN

Durante un entrenamiento en el parque La Carolina al norte de Quito. Foto: ÚN

Redacción Vida Sana

Tras varios tropiezos, Diego Viteri finalmente encontró en el deporte la medicina para combatir los estragos causados por la Agammaglobulinemia de Bruton, una enfermedad incurable que se caracteriza por provocar un déficit de inmunidad.

Las personas que la padecen son propensas a presentar infecciones repetidas desde la infancia, poniendo su vida en peligro.

Viteri sufrió los estragos de la enfermedad, sin embargo, desde pequeño buscó refugio en el deporte.

Lo hizo para romper barreras y estereotipos. Practica box desde los nueve años, motivado por su abuelo. Contó que al principio se sentía débil debido a su condición, pero que gracias a la constancia y esfuerzo perfeccionó su técnica. A los 12 años ya tuvo sus primeros enfrentamientos.

Así fue como poco a poco adoptó un estilo de vida saludable y abrió un centro de acondicionamiento para motivar a más jóvenes con diferentes problemáticas.
Primero, los entrenó en el garaje de su casa. Después, apareció Viteri Boxing, en Cumbayá.

En ese lugar acoge a personas de todas las edades. Los participantes empiezan con una clase de acondicionamiento. Después, pulen la técnica.