Vida Sana
10 de octubre de 2017 12:08

El pilates también cautiva a los abuelitos

Joaquín Borja, de 86 años, se entrena con la instructora Karen Obregón. Foto: Paola Gavilanes / ÚN

Joaquín Borja, de 86 años, se entrena con la instructora Karen Obregón. Foto: Paola Gavilanes / ÚN

Paola Gavilanes

Disfrutar de una vejez saludable, alejada de enfermedades. Ese es el principal objetivo de las personas que practican una actividad deportiva.

Estar saludable se volvió una tendencia y es por eso que personas de varias edades se han sumado a las clases de yoga, baile y pilates.

A esta última han llegado también personas de la tercera edad. Lo hacen, según los especialistas, porque se trata de una disciplina noble, es decir, que carece de impacto. La mayoría de ejercicios se realiza sobre una base estable y con el peso del propio cuerpo.

Karen Obregón es una de las instructoras que trabaja con adultos mayores y la experiencia ha sido enriquecedora, pues tras varios encuentros los participantes ganan confianza, se sienten más fuertes.

El pilates es uno de los sistemas de entrenamiento que involucra a todos los músculos del cuerpo en un entrenamiento: brazos, piernas, abdomen, glúteos. Su práctica constante otorga fuerza muscular, resistencia. También mejora la coordinación y equilibrio.

Los alumnos añaden accesorios, como las bandas y pelotas, cuando ganan experiencia. Lo hacen para añadir complejidad al ejercicio y para potencializar destrezas.

Los beneficios se sienten desde el primer día, pero los resultados se observan a partir del tres mes, asistiendo a tres clases por semana.