Vida Sana
25 de julio de 2017 11:26

¿Oler la comida puede engordar?

El olfato sería un factor decisivo en el peso, según un estudio de la Universidad de Berkley. Foto: Infobae

El olfato sería un factor decisivo en el peso, según un estudio de la Universidad de Berkley. Foto: Infobae

Infobae - Red de Noticias Albavisión


El aroma es parte indispensable de la comida. Junto a la presentación del plato, es la primera impresión que se obtiene e influye en la evaluación final, más allá de que su sabor sea exquisito. Oler un plato antes de degustarlo quizás no sea una buena idea.

Así lo determina una nueva investigación de la Universidad de Berkeley. El estudio se llevó a cabo en ratones, pero sus conclusiones son extrapolables a los humanos. Los investigadores, encabezados por los profesores Andrew Dillin y Céline Riera, utilizaron terapia génica para destruir las neuronas olfativas de algunos roedores. Los privaron de la capacidad de oler durante tres semanas.

Tanto los ratones sin olfato como un grupo de control recibieron una dieta rica en grasas. Ambos comieron la misma cantidad de alimento, pero la diferencia fue sideral: los roedores carentes de olfato aumentaron un 10% su peso, mientras que los que no pasaron por la terapia génica subieron su peso en un 100%.

Una vez concluido el primer experimento, decidieron emprender otro. Esta vez, anularon el olfato de los ratones que habían duplicado su peso y los resultados siguieron la misma línea. Los roedores obesos recuperaron índices de grasa corporal normales. El peso perdido vino solo en forma de grasa; no órganos, ni músculos o masa ósea. A su vez, retomaron la tolerancia normal a la glucosa.