Vida Sana
5 de junio de 2018 16:01

La leche, fuente de proteína y vida

la leche es un fluido vital para el desarrollo humano. Foto: Pixabay

la leche es un fluido vital para el desarrollo humano. Foto: Pixabay

Redacción Vida Sana
(I)

Caliente o fría; descremada o entera; en el día o en la noche, la leche es uno de los alimentos que perviven en el tiempo, como una de las fuentes proteínicas con mayor valor biológico para el ­desarrollo y crecimiento del ser humano.

En el marco del Día Internacional de la Leche se reconocen sus beneficios y aportes al organismo.

Un vaso de leche (200 ml) concentra alrededor de ocho gramos de proteína, compuesta por un 80% de caseína, 19% de proteínas del suero y 1% por enzimas.

Además, su composición incorpora nutrientes esenciales y propiedades vitamínicas tipo A, B2, B12 y D e integra importantes minerales como el fósforo, el zinc y el calcio. En este último se ha hecho más énfasis, pues solo un vaso aporta cerca del 30% de la dosis de calcio que debe consumirse diariamente para la formación y mantenimiento de huesos y dientes en plena etapa de crecimiento.

Ya para la etapa adulta, la leche es un sostén nutritivo que previene la osteopo­rosis; beneficia al equilibrio de la contracción y relajación de los músculos, a la secreción de hormonas e influye positivamente en el mantenimiento de un ritmo cardíaco normal.

Asimismo, funciona como un protector muscular, pues impide que el organismo se alimente de su propio tejido. Eso le permitirá recuperarse mejor después de una sesión de ejercicio.

Expertos sugieren un consumo estándar de tres porciones al día que pueden consumirse también en: queso, mantequilla, yogur y requesón.

Recomendaciones

Los niños 
deben consumir de dos o tres raciones diarias de leche, que se puede servir con un vaso de leche y dos yogures.

Los adolescentes 
pueden ingerir entre tres y cuatro raciones al día con productos derivados, como el queso crema.

En la etapa adulta
, la leche debe cubrir necesidades de calcio, por lo que se recomiendan tres raciones semidescremadas.