Vida Sana
24 de abril de 2018 16:17

Cinco alimentos que protegen su corazón

El brócoli es una verdura antioxidante que tiene ácido fólico, vitaminas K, A y C, calcio, hierro y zinc. Foto: Pxhere

El brócoli es una verdura antioxidante que tiene ácido fólico, vitaminas K, A y C, calcio, hierro y zinc. Foto: Pxhere

Redacción Vida Sana

Mantener un estilo de vida saludable es primordial si lo que desea es evitar enfermedades cardiovasculares.

Existen cuatro aliados que debe incorporar a su dieta: ácidos grasos como el Omega 3, que concentra un efecto antiinflamatorio y autoinmune y el Omega 6, mejora la circulación de las membranas celulares, las transmisiones nerviosas; permite disminuir el colesterol maligno y los niveles de triglicéridos.

Sara Rivera, asesora nutricional de Herbalife, también afirma que es vital el consumo de antioxidantes y ácido fólico, pues funcionarán como guardianes para su corazón. La experta plantea el uso de cinco alimentos clave que le brindarán esos nutrientes:

El brócoli es una verdura antioxidante que tiene ácido fólico, vitaminas K, A y C, calcio, hierro y zinc. Su contenido nutricional permite eliminar el colesterol maligno, controla la glucosa en la sangre y evita el incremento de la presión arterial.

La nuez abarca Omega 3 de origen vegetal, vitamina B6, magnesio, cobre y ácido fólico. Comer nueces aminora la posibilidad de desarrollar alteraciones del ritmo y la frecuencia cardiaca y regula el nivel de lípidos en la sangre.

La avena es un cereal completo. Además de contener Omega 3, concentra una fibra soluble que logra regular los niveles de glucosa y disminuye la densidad colesterol maligno en el organismo. Previene la hipertensión arterial.

El aguacate es la fruta del corazón por su composición de grasa vegetal, Omega 3 y Omega 6, salvaguarda la salud del corazón, equilibra el colesterol y reduce el riesgo de accidentes cardiovasculares. Se sugiere comer medio aguacate por día.

El salmón aporta Omega 3 y es rico en vitaminas A, D, B 2, B 3, B 6, B 9 y B 12. Reduce los niveles de colesterol y triglicéridos, incrementando la elasticidad de las paredes arteriales para que la sangre fluya de manera adecuada.