Noticias
9 de febrero de 2017 12:09

Tributo a Julio Jaramillo a 39 años de su muerte

En el cementerio se cantaron melodías de JJ en el Cementerio Patrimonial de Guayaquil. Foto: Jofre Flores / ÚN

En el cementerio se cantaron melodías de JJ en el Cementerio Patrimonial de Guayaquil. Foto: Jofre Flores / ÚN

Redacción Últimas Noticias

Se los conoce como "jaramillistas". Decenas de personas se reunieron la mañana de este jueves 9 de febrero del 2017, para rendir homenaje al cantante Julio Jaramillo, al cumplirse 39 años de su muerte.

Ellos llegaron a la Junta de Beneficencia desde muy temprano, a la puerta 13 del Cementerio Patrimonial de Guayaquil, que se abrió desde las 07:00. Allí se colocó una ofrenda floral y una pancarta con la letra de Nuestro Juramento, al pie de su mausoleo.

Familiares y fanáticos también depositaron flores en el busto del Ruiseñor de América y le dedicaron una serenata a coro con todas sus canciones. Freddy Calle, de 52 años, estuvo entre los primeros en llegar, empujando su silla de ruedas y con una camiseta en la que podía leerse la frase: “Jaramillista… y punto”.

“Cada vez que se puede vengo o para el 1 de octubre, día del nacimiento de Julio. Me motiva el sentimiento, su música nos acompaña toda la vida y marca momentos tristes y felices; está vinculado a la vida de cada uno”, dijo Calle.

Entre los seguidores de la música de JJ que asistieron al homenaje también estaba Eddy Salavarría, de 37 años, que llegó con aspecto y gorra de rapero, pero con el rostro de Mr. Juramento tatuado en el brazo derecho. “Fui bailarín y cantante de hip-hop, pero siempre me gustó el tema Primer amor, que escuchaba con mi padre. Hace 7 años me tatué a Julio en el brazo y ahora soy un jaramillista más”.

También estuvo Jofre Arboleda, a quien los jaramillistas identifican como el hombre que ayudó a vestir y acomodar a JJ en el ataúd, tras su muerte en la clínica Domínguez.

Las actividades por el aniversario continuarán esta noche, a las 19:00, con la proyección del documental ‘Sí yo muero primero’, de Rodolfo Muñoz, en el Maac Cine (Malecón y Loja), con ingreso gratuito.