Noticias
7 de febrero de 2017 15:34

Profesor acusado de abuso recibió respaldo de su colegio

Grupo de profesores, padres de familia, exalumnos y trabajadores. Foto: Eduardo Terán / ÚN

Grupo de profesores, padres de familia, exalumnos y trabajadores. Foto: Eduardo Terán / ÚN

Santiago Ponce

Un colectivo de profesores, padres de familia, exalumnos y trabajadores del colegio La Condamine, se pronunció en defensa de su compañero, quien enfrenta un proceso por un supuesto caso de abuso sexual a un niño de cinco años.

El comunicado se hizo ayer en rueda de prensa, en la que un abogado de este grupo de personas se limitó a leer el pronunciamiento.

Para este colectivo un caso como el de Lucas genera juicios precipitados y “por ende, una tendencia a dar por hecho el peor de los escenarios, sin verificar las evidencias, haciendo señalamientos y acusaciones a personas concretas, violando su derecho a la presunción de inocencia”.

El pronunciamiento leído por el abogado del colectivo, José Hidalgo, señala que “durante mucho tiempo han callado en aras de proteger la vida de los dos inocentes: un niño que pudo haber sido víctima de abuso y un hombre de hoja de vida intachable”.

Este colectivo tiene claro el asunto: Lucas fue, posiblemente violado, pero no por su compañero. Ellos afirman que su compañero ha sido difamado, atropellado, insultado y su honor mancillado.

En el documento se lee: “así como quienes se han pronunciado en contra del acusado, haciendo uso de su libertad de expresión, nosotros nos manifestamos en las mismas condiciones. Afirmamos, con absoluta seguridad de que nuestro compañero es inocente. Él no cometió el delito del que se le acusa”.

Para sustentar esto, en la lectura del comunicado se informó que cada clase de Maternal está a cargo de de una profesora y un asistente. “En horarios de clase los niños están siempre, al menos, con dos adultos.

En el recreo están 15 personas entre profesoras y asistentes. Esto con la intención de garantizar la seguridad de todos los niños. Además, durante los recreos, ningún niño puede ser retirado o desplazado de las áreas asignadas”.