Noticias
7 de noviembre de 2016 11:01

Hallaron el cadáver en una cascada

Las labores de búsqueda se extendieron durante todo el feriado. Foto: Cortesía / COE Metropolitano

Las labores de búsqueda se extendieron durante todo el feriado. Foto: Cortesía / COE Metropolitano

Redacción Últimas Noticias (I)

Una laboriosa búsqueda se emprendió durante todo el feriado en el río Pita. Ni bien empezaban las vacaciones, José Toaza, de 53 años, cayó a la cascada del afluente en el sector Cóndor Machay. Finalmente, ayer, al mediodía, los efectivos de rescate encontraron el cuerpo.

Según informó el director del COE Metropolitano, Christian Rivera, los familiares reconocieron el cadáver. Este fue hallado en la cascada Vilatuña, a cuatro metros de profundidad. Buzos de la Policía se sumergieron y pudieron liberar al ciudadano.
Rivera indicó que “a 20 metros de donde cayó el hombre, debajo de la cascada, a cuatro metros de profundidad estaba atrapado entre palos y piedras”.

A las 15:30, luego de una dura jornada, se entregó el cuerpo a las autoridades.
En las labores de búsqueda participaron alrededor de 50 personas de equipos de la Policía Nacional, Policía Metropolitana y Cuerpo de Bomberos de Rumiñahui. El sábado, las tareas se concentraron en el sector de Guangopolo, aguas arriba.

Los buzos de la Policía Nacional y un dron de la institución también fueron parte del operativo. Para este se implementó un puesto de mando unificado, con la participación de un representante de los familiares del hombre desaparecido.
Se conoció que la persona que cayó a la cascada era oriundo de Cacha, Chimborazo, adonde sería llevado el cuerpo. Él se dedicaba a la construcción en Quito, desde hace cinco años.

El miércoles, día en el que el hombre cayó a las aguas del Pita, fue de excursión con su familia, en el sector de Cóndor Machay. Este punto es el límite entre el Distrito Metropolitano y el cantón Rumiñahui.

Según testimonios de personas que estaban en el lugar del incidente, Jorge trató de auxiliar a un sobrino de 17 años, quien habría caído al río tras haberse acercado a lavarse las manos. Logró ayudarle pero también resbaló y cayó al agua, fue arrastrado por la corriente hacia la cascada.

Entre las primeras acciones, tras la caída del hombre, estuvo el avance de equipos de rescate de la Policía Metropolitana con 12 personas y el dron. La labor fue conjunta con dos buzos del GOE y cuatro bomberos de Rumiñahui. Recorrieron 30 km entre torrentosas vertientes de los ríos Pita y San Pedro.

La búsqueda se dio ante la consternación de los parientes del trabajador. Durante las noches, por lo difícil de las condiciones del sector del hecho, las tareas se suspendieron. Pero a la madrugada se retomaban las actividades y todo el trabajo fue realizado en equipo.