Las Últimas
12 de octubre de 2017 18:05

Vecinos de la Plataforma Financiera toman medidas ante posibles inundaciones

tres construcciones decidieron colocar puertas especiales al ingreso de las plantas bajas, y bordear el inmueble con un cerco hecho con costales. Foto: Julio Estrella / ÚN

Tres construcciones decidieron colocar puertas especiales al ingreso de las plantas bajas, y bordear el inmueble con un cerco hecho con costales. Foto: Julio Estrella / ÚN

Redacción Últimas Noticias

Felipe Aguas, guardia de seguridad de uno de los edificios vecinos a la Plataforma Financiera contó que desde hace unos siete años, las partes bajas del lugar donde trabajan solían inundarse levemente, pero que luego de la construcción del edificio financiero la situación empeoró.

Esta edificación se encuentra en la avenida Amazonas, en el norte de Quito, y en los edificios aledaños, sobre la acera, hay costales llenos de arena acomodados al ingreso. Esto con el objetivo de evitar que el agua ingrese y se acumule en los parqueaderos y subsuelos, como ocurrió en abril y mayo pasados.

Al menos tres construcciones decidieron colocar puertas especiales al ingreso de las plantas bajas, y bordear el inmueble con un cerco hecho con costales que ayuden a retener la acumulación de líquido.

“El día que el agua se metió a la Plataforma, en mi edificio los estacionamientos se inundaron por completo. Faltó unos 20 centímetros para que se llene en su totalidad. Los carros quedaron bajo el agua”, recordó Aguas.

La Secretaría de Seguridad informó que se tardaron varios días en poder drenar el líquido acumulado en los subsuelos de los edificios. El problema, se debió a que las alcantarillas no abastecieron al cantidad de agua, y a la falla de uno de los colectores que reubicó la constructora a cargo de la plataforma. Para evitar que vuelva a ocurrir, por su lado, Agua de Quito amplió los desagües en la calle Villalengua.

Rafael Quijos, quien trabaja en mantenimiento de otro edificio de la zona, contó que la semana pasada, luego de una lluvia torrencial, el agua ingresó al estacionamiento, pero pudo ser drenada sin problemas por maquinaria especial que el edifico adquirió.

La administración armó un plan de contingencia, en caso de que nuevamente el agua vuelva a superar el metro de alto.

Por su lado, la Plataforma también tomó medidas al respecto. Se construyeron unas válvulas que impiden el ingreso del agua a las tuberías. Omar Ramos, administrador de la Plataforma Financiera, recuerda que el invierno pasado, el agua entró a la edificación por la sobresaturación que tuvo el colector.

El diseño del colector permitía drenar como máximo 8m3 por segundo, pero la lluvia alcanzó los 12 m3 por segundo, por lo que el colector trabajó a presión y el líquido empezó a ser expulsado por las alcantarillas. En lugar de que el agua entre por allí hacia el colector, brotaba agua de los desagües.

Para evitar que vuelva a ocurrir, se colocaron válvulas que permiten que el agua entre hacia el colector, pero no que salga.

Además, la constructora deberá habilitar otro colector para que ayude a evacuar las aguas hacia el Colector Iñaquito. Se espera que la obra se entregue a más tardar en marzo del año entrante.