Las Últimas
7 de julio de 2017 11:33

Un picnic que se repite cada mes en La Mariscal

El parque Julio Andrade sirvió de refugio a los vecinos de La Mariscal. Foto: Eduardo Terán / ÚN

El parque Julio Andrade sirvió de refugio a los vecinos de La Mariscal. Foto: Eduardo Terán / ÚN

María Belén Merizalde

Cubiertos por el cielo y en compañía de la familia disfrutaron los vecinos de La Mariscal de un picnic nocturno realizado el jueves en el parque Julio Andrade, localizado en la avenida 10 de Agosto y Veintimilla.

La idea de esta actividad al aire libre, que se realiza durante la noche del primer jueves de cada mes, es que la ciudadanía asentada en el entorno del parque pueda apropiarse de los espacios públicos.

“Este era un parque intransitable. Había mucha delincuencia y uno a partir de las 18:00 ya no podía caminar en él por el temor que generaban malandrines que se apoderaron de este sitio”, expresó Andrés Apolo, uno de los asistentes.

Indara Pacheco, representante de Cultura de la Administración Zonal La Mariscal, explicó que el picnic nocturno inició hace dos meses con el fin de integrar a la comunidad en los espacios que le pertenecen.

El sonido de un saxofón atrajo poco a poco a los vecinos, quienes fueron colocándose en pequeñas estructuras, tipo carpa, que se colocaron en el césped.

Paula Pazmiño se enteró de esta actividad a través de una hoja volante y decidió invitar a su familia para pasar la noche juntos haciendo algo distinto. “Me parece una muy buena iniciativa y me gustaría que se la realice en otros parques de la ciudad”.

El picnic dura cerca de tres horas, en las cuales artistas como bailarines, actores y cantantes entretienen a los asistentes y desarrollan su arte sin ninguna cortapisa.
Y como en un picnic no puede faltar la comida, se despliega una feria gastronómica para quienes no pudieron preparar sus alimentos en casa.

Al final, los vecinos salieron satisfechos y a la espera del primer jueves de agosto.