Las Últimas
11 de septiembre de 2017 07:26

Hombre que buscaba a su chivo halló un cadáver

Hasta el lugar se trasladaron unidades de la Policía y Cuerpo de Bomberos para recuperar el cuerpo hallado por una mujer de la zona. Foto: Belén Merizalde

Hasta el lugar se trasladaron unidades de la Policía y Cuerpo de Bomberos para recuperar el cuerpo hallado por una mujer de la zona. Foto: Belén Merizalde

María Belén Merizalde

El más pequeño de los chivitos de doña Matilde Cuacota, de 72 años de edad, cayó a la quebrada Cajamarca, en el sector de Carcelén Bajo, en el norte de la capital, la tarde del sábado pasado.

La mujer pidió ayuda a los más jóvenes de su familia para ir en busca de su animalito. Sin embargo, nadie quiso acompañarla a esa travesía por la quebrada.
En vista de que nadie respondió a su llamado, la mañana de ayer salió de su casa con el único objetivo de descender por entre la tierra, piedras y maleza para encontrar a su chivito.

Cuando llegó al lugar en donde terminó su animal se llevó un gran susto. Esto porque no solo encontró a su chivo, sino que a pocos metros se encontraba también un cadáver.

Doña Matilde se asustó y solo atinó a encomendarse a sus santos: “Le vi la cabeza y una pierna y lo único que pensé que podía hacer era juntar las manos y rezar”, comentó la abuelita.

Por el lugar en el que terminaron el chivo y el cadáver, dos niños se encontraban de curiosos. La mujer les preguntó si sabían rezar. Lo que hicieron inmediatamente es que todos, en conjunto, empezaron con las oraciones.

Matilde y los pequeños salieron de la quebrada para avisar a sus familias sobre el hallazgo que los había dejado atemorizados. El siguiente paso, después de hablar con los familiares, fue dar aviso a las autoridades para que tomaran cartas en el asunto.

Miembros del Cuerpo de Bomberos Quito y de la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Secuestros y Extorsión (Dinased) llegaron al lugar para recuperar el cuerpo que se encontraba a unos 100 metros de profundidad.

Las características geográficas y los agreste del terreno en donde se dio el hallazgo, dificultó las labores para recuperar al cuerpo.

Según detalló la mujer que lo encontró, aún se encontraba con algunas prendas, pero estaba muy descompuesto.

Las autoridades no determinaron el sexo, la edad, ni ninguna característica que permitiera determinar si se trataba de alguna persona conocida en el barrio.
La ambulancia de Medicina Legal llegó al sitio para poder trasladar el cadáver hasta la morgue de la ciudad, en donde se realizará la autopsia que esclarecerá las causas del fallecimiento.

Los vecinos del barrio salieron de sus viviendas asustados por el hallazgo y pidieron que se realicen más controles para evitar este tipo de hechos.