Las Últimas
30 de enero de 2018 07:45

Plaquetas, mimadas del banco

En esta sala se realiza el proceso de donación de Féresis, un procedimiento para extraer plaquetas. Foto: Betty Beltrán / EL COMERCIO  Estas máquinas seleccionan las pintas óptimas.  Las plaquetas se guardan en bandejas móviles.  Cada tipo de sangre tiene

En esta sala se realiza el proceso de donación de Féresis, un procedimiento para extraer plaquetas. Foto: Betty Beltrán / ÚN

Betty Beltrán

Se viene el feriado de Carnaval y la Cruz Roja duplicará esfuerzos para hacer más colectas de unidades de sangre. Una semana antes, activará más puntos de donación.

Normalmente capta 800 pintas diarias a escala nacional, pero para este puente vacacional debería tener 1 500 donantes de sangre.

En el 2017 hubo cerca de 200 mil donantes, de los cuales 120 mil fueron repetitivos y a eso se trata de llegar, menciona Marco Herdoíza, director técnico del Hemocentro Nacional.

Tras la donación, la sangre es fraccionada en glóbulos rojos, que tienen una duración de 35 a 42 días; plaquetas, cinco días, y plasma, una vez congelado, uno o cinco años.

Según los periodos de duración, las plaquetas se llevan la peor parte y hay escasez. Solo en Quito se produce 120 concentrados plaquetarios diariamente. Y la demanda es de 100, aunque en los feriados esa cifra sube a 200 al día.

Por eso ‘se hacen ocho’. Y ojo que en Loja, Machala, Ambato, Ibarra… carecen de ese producto y el Banco de Sangre, que desde el 2009 es el Hemocentro, debe abastecerles con tiempo.

Los pacientes oncológicos y aquellos que sufren de trombocitopenia necesitan plaquetas, también las personas accidentadas en la vía. A estos últimos hay que reponerles glóbulos rojos, plaquetas y plasma.

En el edificio de las calles Ulpiano Becerra y Giovanni Calles, sector de Calderón, hay una máquina que separa el componente de la sangre, pero las plaquetas son las más mimadas.

Estas máquinas seleccionan las pintas óptimas. Las plaquetas se guardan en bandejas móviles. Foto: Betty Beltrán / ÚN

Estas máquinas seleccionan las pintas óptimas. Las plaquetas se guardan en bandejas móviles. Foto: Betty Beltrán / ÚN

Las cuidan en extremo; cada rato chequean la temperatura adecuada (entre 20 y 25 grados) y que la bandeja donde reposan continúe meneándose.

Otro producto que se necesita en gran cantidad es la sangre O-, grupo sanguíneo O y el RH-, porque el Ministerio de Salud exige que cada servicio de medicina transfusional tenga unidades de sangre de ese tipo en cada feriado. En todo el país hay 134 hospitales públicos y cada uno quiere dos pintas de los diversos tipos, aclara Herdoíza.

Los O- en el país son solo el 3% de la población y están, en su mayoría, en Loja, Manabí y Quito. En cambio, los AB solo llegan a cubrir el 0,3% de la población y no hay una circunscripción geográfica en donde resalten.

El O+ es el mayoritario en el país, con el 70% de la población. El A+ alcanza el 18% y el B+, el 7%.

Cada tipo de sangre tiene su etiqueta de colores. El producto que no pasó el filtro es desechado. Foto: Betty Beltrán / ÚN

Cada tipo de sangre tiene su etiqueta de colores. El producto que no pasó el filtro es desechado. Foto: Betty Beltrán / ÚN

De los AB se extrae el plasma sin anticuerpos y por eso es oro líquido. Ese producto se pone a los recién nacidos con líos de incompatibilidad con el grupo de sangre de la madre.

Después de que una persona dona, la sangre se somete a un proceso meticuloso de exámenes de serología, inmunología y tipificación: se examina si tiene VIH/Sida, Hepatitis B y C, enfermedad de chagas y sífilis. Herdoíza destaca la efectividad del Hemocentro en este ámbito porque tiene el único laboratorio del país donde se hace biología molecular.

Tras esas pruebas cruzadas, las unidades de sangre estarán listas para pasar al etiquetado con código de barras, resultados de laboratorio y grupo sanguíneo.
En las enormes refrigeradoras hay bandejas con pintas etiquetadas de varios colores: las O son de color verde, las A azules, las B tomates y las AB blancas.

Pero ese último color es el más raro. Y por más que se la busca, no se las encuentra en ninguna bandeja. Tampoco hay muchas bolsas con plaquetas. Es oro en polvo, las mimadas del Hemocentro Nacional.