Futbolero
6 de septiembre de 2017 12:06

SOS: Ecuador se hunde en la mitad del mundo

Énner Valencia, seleccionado de Ecuador, en el encuentro ante Perú en el Estadio Olímpico Atahualpa. Foto: Diego Pallero / ÚN

Énner Valencia, seleccionado de Ecuador, en el encuentro ante Perú en el Estadio Olímpico Atahualpa. Foto: Diego Pallero / ÚN

Agencia AFP

El barco de Ecuador zarpó con buen viento y buena mar hacia Rusia-2018, pero en el último tramo se encontró con una tormenta de malos resultados y pobres actuaciones que prácticamente lo dejan fuera del Mundial.

Tras un arranque formidable que lo mantuvo en zona de clasificación hasta la decimosegunda fecha del premundial, la tricolor se fue a pique al acumular tan solo derrotas en este año, contra Paraguay, Colombia y Brasil.

Lanzó el SOS, sin recibir ayuda, y el martes perdió el último salvavidas que le quedaba: el partido frente a Perú, en el que cayó por 2-1 en Quito para continuar octavo con 20 puntos.

El técnico Gustavo Quinteros asumió la culpa por quedar “ prácticamente ” la tricolor sin su cuarto Mundial para reivindicarse por el rotundo fracaso que tuvo en Brasil-2014.

Dijo que después de “haber perdido la posibilidad de conseguir el objetivo” de llegar a Rusia-2018 “estamos muy angustiados, muy decepcionados” cuando faltan dos jornadas de la clasificatoria sudamericana.

Con el inesperado revés ante los incas, el equipo de la mitad del mundo puso en serio riesgo la posibilidad de sellar pasaporte al ecuménico. Aunque las matemáticas y el buen fútbol, del que carece, pudieran en el sprint sacar a flote a la nave tricolor, ésta depende de un milagro.

El martes en Quito “triunfó la lógica. Perú viene levantando el fútbol y Ecuador más bien viene bajando la calidad”, comentó a la AFP Fernando Carrión, investigador ecuatoriano sobre sociología del balompié.

Navegando sin brújula 

Ecuador está obligado a ganar y esperar que le favorezcan resultados como que Colombia, Perú, Chile y Argentina máximo empaten en los duelos que no sean ante la tricolor para colarse a la repesca con Nueva Zelandia, por el quinto boleto para Sudamérica.

Quinteros, que dará la cara “hasta el final” del proceso, dejó entrever que luego dejará la dirección de la tricolor, que se medirá con Chile, en Santiago, y Argentina, en Quito, el 5 y 10 de octubre respectivamente.

El panorama para los próximos duelos no es alentador debido a la “inestabilidad en la alineación”, que demuestra que Quinteros perdió su brújula en la ruta hacia Rusia, opinó Carrión.

A ello se suma que los tricolores no supieron sacarle provecho a su casa de montaña, en que además de Perú perdió con Brasil y Colombia e igualó con Paraguay.

“En el fútbol la geografía juega y nosotros no la hemos hecho jugar”, afirmó Carrión refiriéndose a los 11 puntos que Ecuador dejó escapar de Quito (a 2.850 metros de altura) y a que el DT “ tuvo una dependencia muy clara respecto de los futbolistas que él conocía ” y que juegan en el llano.