Futbolero
12 de abril de 2017 11:36

Rubén Olivera: 'En Liga tenemos poco de margen de error' 

Los jugadores de Liga en un entrenamiento en Pomasqui. Fotos: David Paredes / ÚN

Los jugadores de Liga en un entrenamiento en Pomasqui. Fotos: David Paredes / ÚN

David Paredes

Rubén Olivera, mediocampista de Liga de Quito, llegó al complejo de Pomasqui luciendo gafas oscuras. Se las levantó únicamente para saludar a los colaboradores del club. En la distancia que hay entre el parqueadero y la puerta del edificio de concentración, dos hinchas interrumpieron el diálogo con sus panas y paisanos Felipe Rodríguez y Horacio Salaberry.

Los dos aficionados buscaban la rúbrica de Olivera, una de las figuras del equipo del DT Gustavo Munúa. El charrúa llegó al club con la promesa de ser una de las figuras del equipo, pero todavía no ha demostrado su potencial. Olivera le confesó a ÚLTIMAS que su adaptación ha sido compleja. Si bien ya se acostumbró a la ciudad, al club y hasta la comida, al ‘Pollo’ –como también conocen al mediocampista- le ha costado el tema de la altitud.

“El primer mes no pude dormir. Eran pocas horas de descanso. A mis hijos les pasó lo mismo. Además, me chocó un poco los cambios radicales de clima”, dice a un costado de la cancha de entrenamiento.

El cambio del fútbol europeo al sudamericano no fue fácil. Dejó este año Italia y su familia tuvo que separarse. Dos de sus cuatro hijos se quedaron estudiando en España. Los más pequeños, que hablan italiano, están tratando de cogerle el tino al castellano y a las costumbres.

“Acoplarnos a lo que quiere el entrenador, cuando el grupo es nuevo, no es fácil. Y más cuando los resultados no acompañan. Tenemos poco margen de error”.

Los albos hacen una campaña de llorar. Apenas ha conseguido una victoria en el año, cuatro empates y tres caídas. Su último empate con el Cuenca en casa encendió las alarmas e incluso la polémica, pues el preparador físico Alejandro Valenzuela dijo que los jugadores de Liga “no son tan inteligentes” para adaptarse a la metodología de trabajo del técnico Gustavo Munúa.

El ‘Pollo’ prefiere no entrar en la polémica. Él vino por pedido del propio Munúa y confía en el talento del estratega para sacar adelante esta situación adversa.
En el grupo, Olivera se ha ganado su puesto como referente. Incluso Daniel Viteri, el golero titular, ha salido a defenderlo cuando los hinchas lo critican.“Es uno de los jugadores con más calidad en el equipo. No sé por qué le dan palo”, le dijo el ‘Mono’ a ÚLTIMAS.

En lo que va de la temporada, el charrúa ha jugado 283 minutos. Hasta la fecha no ha completado un solo partido. Él dice entender al hincha. Cree que todo irá mejor.