Futbolero
24 de octubre de 2017 08:57

'Beto' Araujo: 'No me siento de 39 años en la cancha' 

Los niños de su Academía lucen los lindos y coloridos uniformes. Foto: David Paredes / ÚN

Los niños de su Academía lucen los lindos y coloridos uniformes. Foto: David Paredes / ÚN

David Paredes

El capitán de Liga habla de su Academia de fútbol y de su suplencia en el equipo que dirige el DT Pablo Repetto. Dice que su sueño es enseñar a los más pelados todo lo que sabe.

¿Qué lo motivó a abrir su academia de fútbol?

Tomé la decisión de abrirla, porque quiero darle al país todo lo que el fútbol me dio. La única forma que puedo hacerlo es con la formación de los chicos. En todos estos años que he estado en Liga me he dado cuenta que podía ayudar al fútbol ecuatoriano. Hay chicos que suben al primer equipo y los entrenadores deben enseñarles a cómo perfilarse, cómo cabecear. Hay jugadores que se saltan el proceso. En el tema infantil, esos detalles técnicos son importantes. Yo me formé en la Academia de Renato Cesarini. A los 14 años ya sabía cómo jugar en todas las posiciones de la cancha. Sabía los movimientos que tenían que hacer mis compañeros, sobre todo en la parte defensiva. En la ofensiva no me metí mucho.

¿Por qué empezar la formación de jugadores a los 4 años?

Es una idea que he analizado. En Alemania se trabaja así. Algunas academias arrancan a los 6-7 años por el tema de motricidad. Nosotros queremos ganar tiempo. El proyecto es completo. Desde enseñarles cómo patear, hasta indicarles a los chicos y a sus padres la importancia de la hidratación. Los padres lo primero que hacemos después de un partido es darles una bebida hidratante. No sabemos la importancia del agua. Lo he sufrido con mis hijos, que también juegan.

¿Tiene entre sus planes ser profesor en su propia academia de fútbol?


Esa es la idea. Estoy estudiando para técnico y además quiero aprender con ellos. Mientras no entrenemos con Liga en las tardes, ahí estaré. Creo que es un plus para los chicos verme trabajar con ellos.

¿Cómo asimilar el bajón que ha sufrido Liga en estos últimos tres años?

Han sido años de golpes. Es duro ver a Liga en los últimos lugares. Ha sido un golpe complicado para todos. Estos últimos resultados han sido positivos. Pablo (Repetto) encontró la gente para sacar al equipo adelante. La gente espera ver el fútbol de Liga, pero los resultados son los que mandan ahora.

Pasó de jugar 71 partidos en dos años (2015-2016)a 15 en esta temporada. ¿Cómo cambiar el chip para aceptar ser suplente?

Es duro. Un jugador a esta edad necesita ritmo futbolístico y eso no se gana entrenando. La exigencia es distinta. En las prácticas, si te exigen más...corres riesgos de contracturas y lesiones. A esta edad, el ritmo futbolístico te lo dan los partidos. Este año no he tenido tanto chance de jugar, pero trabajo para estar. Pienso más en el grupo y en el club.

Entonces, ¿este no será su último año en Liga?

No. Pienso en mis 39 años y dentro de la cancha no me siento de esa edad. Si me ponen a mi lado a chicos a los que pueda enseñar estaría contento. Es más, ahora que no me toca jugar he podido compartir con los chicos que suben de las formativas. Hasta creo que me odian (se ríe). Les paso hablando todo el tiempo. Son chicos que están aprendiendo.

¿Qué pasó con el equipo en la era de Gustavo Munúa?

Muchos no van a concordar conmigo. Creo que Gustavo Munúa era muy buen entrenador. Tenía buenas ideas. Ahora entiendo que ningún equipo de acá podría jugar de la forma que él quería. Nosotros, como jugadores, no estábamos a la altura de entender rápido lo que quería él en cancha.

Entonces, ¿Repetto habla en otro lenguaje?…

No. Repetto es un entrenador que conoce el medio y es inteligente. Lee el juego y trabaja con base en los rivales. Ve sus videos y sabe contrarrestar eso. Llegó a una final de la Copa Libertadores. Fue producto de su esfuerzo. Esto habla de un técnico capaz. Ojalá siga por esta senda. Que siga convenciendo a los jugadores, que la única manera de salir adelante es dejando en la cancha el 100%.