Futbolero
1 de junio de 2018 08:09

Luisa López se enamoró de la 15K gracias a su papi

Luisa López corre la ÚLTIMAS 15K hace 11 años. Se enamoró de la carrera por ‘culpa’ de su padre Gustavo. Foto: David Paredes / ÚN

Luisa López corre la ÚLTIMAS 15K hace 11 años. Se enamoró de la carrera por ‘culpa’ de su padre Gustavo. Foto: David Paredes / ÚN

David Paredes

Luisa López empezó a correr y a enamorarse del atletismo por pura solidaridad. Hace 11 años acompañó a su padre Gustavo a las instalaciones de Grupo EL COMERCIO. Como lo vio tan frágil, por ser de la tercera edad, se vio obligada a correr a su lado.

Al cruzar la meta entendió que los únicos límites que había era los que ella había inventado en su imaginación. Sin estar inscrita disfrutó la carrera más grande del país.

“Empecé la 15K por ‘culpa’ de mi padre. Corrí por acompañarle. No había entrenado nunca y él sí. Durante el recorrido le pedía a Dios que me diera fuerzas para llegar a la meta. Mi papi estaba fresquito porque estaba preparado”, dijo López.

Para ella, esta pedestre está pensada más con el corazón. Es la única competencia que no se ha planteado objetivos deportivos. No tiene intención de bajar sus tiempos.

Corre porque disfruta de la fiesta, de la gente que sale a las calles y porque así mantiene viva la imagen de su papi, quien le contagió y heredó esta pasión ‘sin querer queriendo’.

“Me enamoré de esta carrera y ahora la corro en memoria de mi padre, que falleció hace seis años. Él me enseñó la fortaleza para afrontar la vida”, dice Luisa con algo de nostalgia.

Lo que más disfruta esta atleta de 43 años es pasar por el Centro Histórico y por el sector de la Amazonas y República (sector del Mall El Jardín). Se motiva cuando ve a la gente ovacionando y apoyándola durante el recorrido.

A los que van a correr por primera vez les manda un consejito. “Disfruten la carrera. Si hay atletas con menos capacidades físicas que llegan a la meta, todos pueden hacerlo. Es cuestión de confianza y determinación”, dice. Ella se entrena todos los días con el grupo UIO Runners, bajo la tutela de Wilson Benavides.