Futbolero
5 de diciembre de 2017 08:15

José Angulo, el goleador al que se le olvidó anotar

José Angulo en uno de los entrenamientos en el complejo de Chillo Jijón. Ahora usa el 11 en las prácticas y el 79 en los partidos. Foto: David Paredes / ÚN

José Angulo en uno de los entrenamientos en el complejo de Chillo Jijón. Ahora usa el 11 en las prácticas y el 79 en los partidos. Foto: David Paredes / ÚN

David Paredes

José ‘Tin’ Angulo bromea constantemente con Billy Arce durante la práctica y se reúne con los demás delanteros del equipo para hacer los ejercicios programados. Sonríe un rato, pero después cambia su semblante. En su mirada hay algo de preocupación.

El DT Alexis ‘Obama’ Mendoza lo relegó a la suplencia y ya no es protagonista como el año pasado. En estos seis meses ha pasado más tiempo en el banco que en la cancha. Apenas jugó 10 partidos, cinco menos que el primer semestre del 2016, en los que marcó cuatro tantos. El año pasado también fue titular en 16 juegos en la Copa Libertadores, donde anotó seis veces.

El ‘Tin’ ya no luce el 19 que lo hizo famoso. Ese dorsal ahora le pertenece a Felipe Mejía, quien sí juega y ya lleva tres tantos en su cuenta personal. Tampoco utiliza el 11 que le dio el club en su regreso tras los seis meses que pasó inactivo por una sanción de dopaje. Ahora usa el 79.

Según Mendoza, Angulo es un jugador potente, pero que no entra en su esquema de juego. Al estratega cafetero le gustan los delanteros movedizos, que se desplacen por toda el área rival.

Además, esta temporada tuvo que pelear un puesto con el argentino Maximiliano Barreiro, Billy Arce y Michael Estrada. Estos tres estuvieron bien embalados en esta segunda etapa.

Según Víctor Guamán, psicólogo del club, Angulo sufre de ansiedad por jugar y eso le hace cometer errores.

“Le hicimos un acompañamiento desde que nos enteramos de su problema del dopaje. Él minimizaba la situación y creía que volvería al club a ser titular”, dijo el psicólogo Guamán.

Angulo le cuenta a ÚLTIMAS que sí tuvo ansiedad por volver a las canchas, pero que se siente tranquilo porque estos seis meses le sirvieron para retomar el nivel y para acondicionarse a la alta competencia después de un año de para.

“Quiero ser el mismo goleador de antes. Voy a trabajar para lograrlo”, dijo el atacante de 21 años a su regreso al complejo de Chillo Jijón. Pero no fue así. Le costó volver a su nivel. Además, tuvo que pelear el puesto.

De los 10 juegos en los que participó, estuvo desde el pitazo inicial en siete ocasiones. Su gran retorno a las canchas fue ante Liga de Quito, en el estadio Rodrigo Paz. Ese día su club fue goleado.

Mientras estuvo en cancha, el delantero esmeraldeño se adaptó a las condiciones de juego. Se volvió más asistidor que goleador. Incluso jugó más atrás que Maxi Barreiro.

Germán Rodríguez, preparador físico del club, asegura que el ‘Tin’ se adaptó rápido a los trabajos del cuerpo técnico. Además, entendió bien las indicaciones del ‘profe’ Mendoza, pero su suplencia ya es cuestión del DT barranquillero.