Futbolero
9 de marzo de 2018 12:17

Gastón Rodríguez ya es 'ducho' en la altura de Quito

Gastón Rodríguez muestra la camiseta de querida Selección de Uruguay. Sueña con defender la ‘Celeste’ algún día. Foto: David Paredes / ÚN

Gastón Rodríguez muestra la camiseta de querida Selección de Uruguay. Sueña con defender la ‘Celeste’ algún día. Foto: David Paredes / ÚN

David Paredes

Gastón Rodríguez está de moda en Liga de Quito. Sus dos goles (uno en partido oficial y otro en un amistoso) y sus habilitaciones hicieron que la hinchada le pusiera el ojo. Su debut, a cinco días de haber llegado al país, fue aplaudido por el cuerpo técnico de Pablo Repetto, que, al igual que la afición, aplaude el rendimiento de su paisano.

Rodríguez parece de hierro cuando de la altitud de Quito se trata. Dice que este tema nunca lo asustó y que es cuestión de adaptarse a los 2 800 metros sobre el nivel del mar.

“Los primeros días fueron buenos. Esta semana ya empecé a sentir algunos estragos de la altura. He tenido pocos dolores de cabeza y mareos, pero los he sobrellevado bien. Creo que el ánimo del equipo y los resultados han ayudado a mi adaptación”, dice sonriendo el nuevo socio de gol de Hernán Barcos.

Roberto Teixeira, el preparador físico del equipo, asegura que Rodríguez cumplió con éxito el periodo crítico de adaptación a la altitud. Han pasado 20 días y el charrúa apenas siente leves malestares. Nada que no pueda ser tolerado y manejado por los médicos y entrenadores.

“Los primeros cinco días en la altitud son los más críticos y donde más síntomas aparecen. Gastón tuvo malestares leves”, asegura Teixeira, quien además recalca que a los 21 días cumplirá su fase de adaptación.

Rodríguez corre como un chiquillo detrás de la pelota en los famosos toritos. Al finalizar los ejercicios de velocidad y reacción no se fatiga fácilmente. Incluso bromea con Horacio Salaberry, Adrián Gabbarini y Hernán Pellerano. Ellos, junto al ‘Pirata’, le dieron la bienvenida al club.

“Tenemos un buen grupo. Los resultados nos dieron tranquilidad para trabajar después de una primera derrota”, asegura el ‘yorugua’ de 25 años.

En las tres semanas que está en la ‘Carita de Dios’, Rodríguez no ha sacado tiempo para conocer las bellezas de Quito. Tiene como cuenta pendiente visitar las iglesias del Centro Histórico y probar la gastronomía chulla.

Solo ha salido a cenar con sus nuevos amigos. Esto le ha servido para conocer a los referentes, sobre todo a Barcos.

El delantero argentino fue clave en su fichaje con Liga. Incluso le confesó a ÚLTIMAS que Emelec lo llamó primero, pero se quedó con la oferta de la ‘U’.
“Lo más complicado fue despegarme de mi familia y de mi hijo de seis años. Lo bueno es que acá encontré buenos compañeros que desde el primer día me dieron una mano”, cuenta el delantero charrúa.

Sus compañeros destacan el profesionalismo del último extranjero albo. Los más pelados quedaron sorprendidos con lo rápido que debutó y la forma en la que se está acoplando al grupo.

Eso sí, los ‘profes’ consideran que todavía no está para los 90 minutos. Físicamente está bien. Hizo pretemporada en Peñarol y la altitud no ha sido problema. Eso sí, se tiene que adaptar al estilo de juego.

“Es un jugador distinto del que teníamos acá. Ahora tenemos un tipo encarador que siempre va al frente y que tiene buena zancada y que le gusta y tiene gol”, dice el profesor Teixeira.

El charrúa asegura que se muere por jugar el clásico del domingo (12:00) ante Aucas. Para él, que estuvo en el cuadro carbonero, este tipo de encuentros son para la consolidación.