Futbolero
12 de marzo de 2018 10:40

Empate agridulce en un ‘cariñoso’ clásico

Al estilo ‘Superman’ Byron Mina, lateral de Aucas, ante Anderson Julio, de LDU, ayer en Ponciano. Foto: Patricio Teran / ÚN

Al estilo ‘Superman’ Byron Mina, lateral de Aucas, ante Anderson Julio, de LDU, ayer en Ponciano. Foto: Patricio Teran / ÚN

Mauricio Bayas
Redactor (D)

La euforia en Liga de Quito se desbordó al final. El gol de cabeza de Juan Luis Anangonó (90+3)fue gritado con emoción y con iras en el estadio Rodrigo Paz Delgado. Así, el superclásico quiteño terminó 1-1.

LDU tuvo que sufrir para salvar el puntito. ‘Papá’ dio guerra. Los pupilos de Luis Soler llegaron motivados. La directiva oriental pagó el sueldo de febrero en las horas previas al partido. Ese fue el mejor aceite para que la máquina de Soler funcionara.

Aucas entró a la cancha de Ponciano con verdaderos leones. Luis Romero sacó a flote su sangre manaba para chocar con el grandote Hernán Barcos.

El defensa mostró ganas de revancha por su pasado en la ‘U’. Y lo consiguió. El manaba peleó, discutió, metió patadas sin miedo. Se ‘palabreó’ con toditos.

Delante de Romero también hubo dos valientes que sacaron su casta: Fernando Hidalgo y Mario Rizotto. Este último fue el que cortó el partido cada vez que pudo. Mostraba rostro de buena gente en cada jugada, pero golpeaba los tobillos. Metía el cuerpo y chocaba nomás.

Con las tres cartas, Soler desbarató la estrategia de Pablo Repetto. Los hinchas de Liga llegaron con ganas de mirar un equipo afinado, marcando el compás y disfrutar de un concierto de sinfónica. ¡Pero no!

Otra vez, como el año pasado, hubo imprecisiones. El nerviosismo y la ansiedad consumen a los albos. El equipo no generó ataques en el primer tiempo.

Fue uno que otro susto, pero nada distinto. Un tiro libre de Barcos, un cabezazo de José Quintero. Poco vistoso todavía para la millonaria inversión de los albos (11,2 millones) ante un ‘Papá’ de presupuesto menor (USD 4 millones).

Aucas salió con el mismo ímpetu y actitud. Cuando LDU comenzó a adueñarse de la pelota llegó el gol de ‘Papá’. Wagner Valencia aprovechó un error del bloque defensivo de Liga. Valencia tuvo sangre fría para controlar la pelota, esquivar la marca y poner el 1-0. El gol de Aucas transformó a Liga.

LDU dejó de ser el equipo que fabricaba jugadas, que buscaba espacios y sorprendía. En los 20 minutos finales, Liga fue todo centros al área con la esperanza que Barcos o Gastón Rodríguez empujaran la pelota. El partido tuvo sus momentos calientes. Fricciones, peleas, empujones… De todo un poco. Fue en el último centro que Anangonó salvó el punto para Liga. La frustración fue para los dos.