Futbolero
11 de septiembre de 2017 08:45

Un hijo de Manabí tumbó al Delfín

El festejo de Miguel Parrales en el Atahualpa tuvo mucho baile. Foto: Patricio Terán / ÚN

El festejo de Miguel Parrales en el Atahualpa tuvo mucho baile. Foto: Patricio Terán / ÚN

Mauricio Bayas

Se sacó la camiseta y se pegó un baile. Miguel Parrales, un hijo de Manabí, le puso fin al invicto del Delfín. El atacante estuvo en su día de buena suerte.

Entró en el primer tiempo tras la lesión de su pana Bryan de Jesús. Y luego, a los 69 minutos, estaba en el lugar preciso para marcar el gol del partido.

El atacante nacido en Portoviejo aprovechó el rebote y empujó la pelota al fondo del arco para el único tanto del partido en el Olímpico.

Fue un delirio el tanto del manaba porque con ese gol el rojo se bajó al favorito. Se acabó el invicto del cetáceo en la segunda etapa y con la derrota perdió el primer lugar en la tabla. Tuvo un sabor distinto para los puros criollos porque fueron el segundo equipo en ganar al Delfín en todo el año.

En el partido de ayer hubo algunas figuras. Parrales por el gol. Alejandro Villalba por sus quiebres y sus fintas en la cancha.

El golero Johan Padilla por sus salvadas y una actuación impecable. Fue una jornada perfecta para los rojos que trepan en la tabla de posiciones.

En la próxima fecha, el ‘Nachito’ tendrá que visitar a Macará en el estadio Bellavista de Ambato.

Los rojos van por los celestes. El plan del DT Eduardo Favaro es meterse en zona de clasificación a la Copa Libertadores. ¡Aún hay esperanzas!