Futbolero
27 de febrero de 2018 16:39

Un chanchito en vez de medallas

Liga Mirador de Zabala, en la parroquia Calderón, inauguró su sexto torneo interclubes el pasado domingo, con la participación de 22 equipos.

Liga Mirador de Zabala, en la parroquia Calderón, inauguró su sexto torneo interclubes el pasado domingo, con la participación de 22 equipos. Foto: Edwin Encalada / UN

Edwin Encalada
Redactor (D)

Pese a ser una de las ligas más nuevas dentro de los afiliados a la Federación de Ligas Barriales de Quito, la del Mirador de Zabala la complementa un puñado de entusiastas bajo el liderazgo de Luis Bedón, su presidente.

Ellos inauguraron el pasado domingo la sexta edición de su torneo en la cual participan 11 equipos en la rama masculina y 11 más en la rama femenina.

Ellos juegan en una cancha ubicada en la mismísima ladera del barrio Zabala, de la parroquia de Calderón, desde donde se tiene una vista privilegiada de la cordillera oriental, del aeropuerto de Tababela y del valle del Quinche.

Este año, la Liga Mirador de Zabala no contará con la participación de su último campeón, Fluminense, que declinó su intervención hasta solucionar unos problemas dirigenciales.

En mujeres, en cambio, se prevé cerrados duelos, ya que Tolima, campeón reinante y Alianza Familiar, subcampeón, mejoraron en su rendimiento colectivo y prometen buen fútbol en sus presentaciones.

Luis Bedón, presidente de la Liga, aprovechó la inauguración para premiar a los equipos que participaron en el torneo relámpago que se realizó como preparación para el campeonato oficial. Los premios no fueron ni medallas, ni trofeos sino comida. Al tercero y cuarto se le entregó una pierna de hornado, y el campeón se llevó medio chancho hornado. “Mejor motivarlos con comida que con metales que se oxidan”, dijo Bedón.