Futbolero
13 de noviembre de 2017 20:50

Aucas: ¡Hay que sufrir para sonreír!

Edson Montaño, de Aucas, en uno de los tantos ataques que terminaron con la pelota en las gradas en el juego de ayer. Foto: Galo Paguay / ÚN

Edson Montaño, de Aucas, en uno de los tantos ataques que terminaron con la pelota en las gradas en el juego de ayer. Foto: Galo Paguay / ÚN

Mauricio Bayas

Así es el Aucas. Ayer, domingo 12 de noviembre del 2017, pudo meter tres, cuatro, cinco... Pero no. Ganó 2-1 al Olmedo y fue un final con los corazones latiendo de forma acelerada y el ‘¡Dios mío!’ en la punta de la lengua.

El ‘Ciclón’ riobambeño hizo sudar frío. Aunque en realidad fue el propio Aucas el que provocó esa sensación de nerviosismo puro.

‘Papá’ empezó con un carnaval en las gradas y viendo cómo bailaba Michael Jackson Quiñónez. El ‘Rey del pop’ tiró paso en el festejo de su gol. Tenía derecho. Fue un golazo de tiro libre (6’).

Después Michael Jackson pegó otro tiro libre en el poste. Merecía gol. El equipo de Darío Tempesta tiene eso. Momentos de delirio y minutos de distracciones. El gol de Jesús Alcívar es para la anécdota. Nació de un saque lateral. El fútbol que mostró Olmedo, por instantes, silenció la ‘Caldera del Sur’.

A Tempesta le cuestionaron que el equipo estaba cargado de años. Pero ayer demostró que tenía razón. El segundo gol de ‘Papá’ fue con un centro de Néicer y un cabezazo de Edson Montaño.

La feria de la alegría en el desperdicio de los goles fue al cierre del primer tiempo y en el arranque del segundo.

La foto que grafica esta nota, por ejemplo, es una de las cinco ocasiones que tuvo de anotar el tercer gol y cerrar la fiesta relajados. Pero no.

Tempesta sacó de la cancha a Quiñónez y casi se incendia la ‘Caldera’. El ‘Rey del pop’ pisaba la pelota, manejaba el partido e imponía su ritmo.

Se fue de la cancha bravísimo. Pateó un micrófono ambiental y se fue al camerino.
Kevin Minda, el reemplazante, entró y en una acción dividida se fue expulsado.
Ahí sí la gente se fue en cintra del DT. Gustavo Figueroa tuvo que calmar a la gente.

Solo cuando el juego se acabó hubo festejos. La victoria lo mantiene atrás de Técnico, el próximo rival de Aucas.