Futbolero
15 de enero de 2018 09:21

El arco de ‘Papá’ está en manos de unos ‘parceros’

Fernando Fernández (azul) y Víctor Soto (verde) se hicieron parceros en la casa de ‘Papá’. Foto: David Paredes / ÚN

Fernando Fernández (azul) y Víctor Soto (verde) se hicieron parceros en la casa de ‘Papá’. Foto: David Paredes / ÚN

David Paredes
(D)

Fernando Fernández parece un chiquillo subiendo y bajando gradas a toda velocidad, en el estadio Gonzalo Pozo Ripalda. El golero colombo-ecuatoriano tiene 39 años, pero no se le nota. Aún mantiene esa agilidad que le ha permitido jugar durante siete años consecutivos en la Serie A y de defender el arco de cuatro clubes distintos.

Ahora en Aucas buscará la titularidad. Él será el responsable de imprimirle experiencia a los más peladitos en ese puesto, sobre todo a su paisano Víctor Soto.
“Aucas tiene dos polos opuestos en el arco. Yo soy la experiencia y él, la juventud. Lo bueno es que vamos a complementarnos durante este año”, dijo Fernández.

Para el arquero nacido en Colombia, volver a la altitud como la de Quito ha sido complicado. Jugó dos años seguidos en la Costa (2016 en Guayaquil y 2017 en Machala), aunque reconoce que tiene memoria biológica. Ya estuvo en Loja y en Ambato.

“Al comienzo es duro el tema de la altitud de Quito, pero poco a poco me estoy acostumbrando”, dice Fernández.

Por su parte, Soto se está sacando el aire en la pretemporada. Está emocionado, porque esta será su primera vez en la Serie A y enfrentará a equipos que el año pasado solo veía en la televisión.

“Es un lindo reto y se me viene una linda oportunidad. Ahora estar en el 11 inicial de Aucas solo depende de mi trabajo y dedicación”, dijo Soto.

Los dos colombianos no han parado de hablar de su patria. Ambos son de tierra caliente pero distante. Entre Riofrío (donde nació Soto) y Santa Marta hay 1 174 kilómetros.

Por eso hablan constantemente de sus orígenes y de la comida. Pero lo que más les ha interesado saber es con qué compañeros compartieron cancha en el fútbol cafetero.

Por ejemplo, Soto saca pecho al recordar que estuvo en una Selección Colombia juvenil con David Ospina, actual arquero del Arsenal. Por su parte, Fernández recuerda el vicecampeonato del 2009 con el Atlético Huila.

“Hemos dialogado todos los días que hemos trabajado. Soto es un gran muchacho y tiene aptitudes”, dijo Fernández.

Soler es consciente que Soto ya tiene el cariño de la hinchada. Además, el año pasado fue titular en la Serie B y jugó 43 partidos. Esto le da una pequeña ventaja al golero ‘valluno’ de 28 añitos.

En los trabajos físicos, Soto se junta con los juveniles del equipo con quien compartió el ascenso a la Serie A, mientras que Fernández trabaja codo a codo con los refuerzos experimentados que llegaron al club.

En las pruebas conjuntas ambos se ríen y hacen bromas y hasta se dan consejos. Se están haciendo parceros.

“Tener un compañero de mi país hace más ameno el camerino”, dice Soto.
Esta no es la primera vez que Víctor comparte la cancha de Aucas con paisanos. Armando Osma, DT en el año pasado, y Hans Vivero (zaguero) son colombianos.
“Va a ser una linda experiencia compartir con otro colombiano el puesto.

Tendremos una competencia sana. Sé la calidad de persona que es Fernández”, dice el golero titular del 2017.

Soler trajo a Luis Fernando para darle experiencia al arco de ‘Papá’ y competencia a Víctor. Fernández pasó penurias en Machala el año pasado por culpa de la crisis deportiva. Ahora ambos sonríen y quieren clasificar al Aucas a un torneo internacional. Sueñan con los clásicos y ser campeones.