Futbolero
11 de junio de 2018 09:54

Antonio Valencia no olvida a sus panas

Toda la felicidad de ‘Toño’ al pelotear con amigos. Foto: Diego Pallero / ÚN

Toda la felicidad de ‘Toño’ al pelotear con amigos. Foto: Diego Pallero / ÚN

Pablo Campos
(D)

Uno lo mira actuar y piensa: ¡debe ser difícil ser Antonio Valencia! El ‘crack’ del Manchester United casi no tiene momentos de privacidad. Cada paso que da es rodeado por hinchas que quieren darle un abrazo, que quieren una foto, un saludito de cumpleaños para un familiar.

El fin de semana, ‘Toño’ decidió homenajear en Atacames a sus compañeros de fútbol. A sus compinches de la juventud. Resulta que desde hace cuatro años, los exintegrantes de las divisiones juveniles de El Nacional crearon un chat para estar en contacto. Todos se hicieron panas en el ‘feis’ y el nexo fue constante.

Antonio forma parte del grupo y decidió darles un cariñito. Los invitó a pasar el fin de semana en Esmeraldas para darse un abrazo, jugar un partidito y recordar las anécdotas.

Alejandro Rodríguez, a quien todos conocen como ‘Harry’, recuerda que vivieron con el ‘Toño’ en una casa ubicada en el Calzado, propiedad del exutilero Manuelito Cortez. Él dice que un día se llevó al ‘Toño’ a su casa en Guayaquil, en el sector de Mapasingue.

“En ese tiempo, él no tenía recursos, pero tenía unas enormes ganas de ser jugador. Era cumplido, disciplinado y al final esos valores, más el juego que tiene, le llevaron adonde está”.

Los exjugadores, que ahora son comerciantes, policías, que juegan en equipos de Segunda, llegaron a una hostería de Atacames citados por su pana, el capitán del United. Él los esperaba algo ansioso. A varios de ellos no los había visto en años: por ello, los abrazos se multiplicaban, también las anécdotas.

Al sitio llegó Héctor ‘Comepan’ Cortez, quien ostentaba el título de ser el que más comía pan en las concentraciones juveniles. A él le trajeron unos ‘croissants’ de una conocida panadería de Quito.

Él y ‘Toño’, que era otro ‘tigre para comer pan, les tomaron fotos juntos y muertos de la risa. La jornada continuó en el estadio de Atacames, en donde los muchachos se vistieron de corto para jugar un picadito. “Ha sido una jornada linda. Se hizo deporte y lo más importante se vio a los amigos”, dijo el ‘Toño’.