En Las Aulas
19 de julio de 2017 12:49

¡Juegos y juguetes quiteños!

El trompo es uno de los preferidos para grandes y chicos. Foto: Archivo / ÚN

El trompo es uno de los preferidos para grandes y chicos. Foto: Archivo / ÚN

Redacción En las aulas

Los juegos y los juguetes quiteños forman parte del patrimonio intangible del país. La razón estriba en que constituyen elementos fundamentales -junto a otros como el lenguaje, los colores, los sonidos, los mitos, leyendas y tradiciones- de la identidad de la ciudad, y que enriquecen la cultura popular del pueblo.

Carvalho Neto, brasileño, en ‘Estudios de folklore’ y ‘Folklore poético’, dejó un legado importante para la posteridad. Recuperó los juegos, las rimas, picapleitos, amorfinos, canciones, adivinanzas y fiestas tradicionales. En esta ocasión identificamos seis expresiones lúdicas de Quito y sus alrededores.
trompos

Orígenes. Trompo, peonza o peón es un juguete muy antiguo. Se han encontrado vestigios en la orilla del río Éufrates, 4000 a.C.
Características. Este juguete gira sobre una punta, que se equilibra gracias a la velocidad angular llamada “efecto giroscópico”.

PERINOLAS
Variante.  Las perinolas son tipos de trompos duros, que han variado a través de los tiempos. Hay de tagua, madera y arcilla.
Caras.  Consta de seis caras planas: Pon 1, Pon 2, Toma 1, Toma 2, Toma todo y Todos ponen. El “baile” de la perinola es muy atractivo y seduce a grandes y chicos.

ZUMBAMBICOS
Significado.  Es un “niño inquieto” porque “zumba”. Este juego consiste en girar un botón, al torcer y destorcer una cuerda. A falta de botón, se puede confeccionar con un tillo o tapa de una gaseosa.
Divertido.   Y también peligroso si se acerca al cabello de las damas.

RAYUELA
Historia.  Se trata de un juego de iniciación infantil, que representa el conocimiento de uno mismo. Ayuda a la coordinación visomotora. Su origen está en ‘La Divina Comedia’, de Dante.
Acción.  El jugador actúa a modo de ficha. Existen varias versiones en Iberoamérica.

OA
A moverse y reír. Se juega con una pelota pequeña, que es lanzada a la pared, a corta distancia. Mientras se recita el estribillo, el jugador debe ejecutar el ademán respectivo. Comencemos: “Oa, sin moverme, sin reírme. Por este pie, por esta mano. Adelante, atrás. Adelante y atrás. Remolino, torbellino. Media vuelta, vuelta entera”.

SIN QUE TE ROCE
Tradicional. Todos a jugar: primero, sin que te roce; segunda, que se te hunda; tercera, rodilla en tierra; cuarta, que se te parta; quinta, que se te hinca; sexta, chúpate esta; séptima, caballelito campero; octava, por la cabeza haciendo andar; novena, media pirámide; y, décima, pirámide entera. Les invitamos a disfrutar.