En Las Aulas
17 de enero de 2018 15:35

Montalvo murió vestido de gala

El Museo de Juan Montalvo está en Ambato. Foto: Julio Estrella / Archivo / ÚN

El Museo de Juan Montalvo está en Ambato. Foto: Julio Estrella / Archivo / ÚN

Redacción Últimas Noticias

Juan Montalvo vivía exiliado en París cuando en la primavera de 1888, a causa de un brusco cambio de temperatura, sufrió de una grave afección pulmonar. Estuvo postrado por más de un mes.

El Dr. León Labbe descubrió que tenía un peligroso derrame pleural, según refiere el sitios Enciclopedia del Ecuador. Por medio de dolorosas punciones le extrajo de la pleura casi un litro de líquido ceroso. A los pocos días sufrió una nueva recaída. Había que operarlo.

En la sala de operaciones, según cuenta el escritor Rufino Blanco, Montalvo pidió a los médicos que no lo anestesiaran. La operación duró cosa de una hora; el enfermo no había exhalado una queja.

La operación resultó inútil, pues la enfermedad había tomado casi totalmente su organismo. Montalvo pidió ser llevado a su casa.

En la penumbra de su habitación, Montalvo se vistió elegantemente -de gala- y se sentó en el más cómodo sillón de su aposento, a esperar la llegada de la muerte, asegura Rufino Blanco.

“Cuando vamos a cumplir un acto cualquiera de solemnidad nos engalanamos (...). Ningún acto puede ser más importante que abandonar la vida. A la muerte debemos recibirla decentemente…”, había dicho. Con las pocas monedas que le quedaban mandó a que le compren flores. Le llevaron cuatro claveles.

Poco tiempo después de llegar sus tristes claveles exhalaba el último aliento. Era el 17 de enero de 1889. Murió en el cuarto piso de la casa número 26, rue Cardinet, en París.