En Las Aulas
24 de mayo de 2017 17:28

Es tiempo de desmitificar la historia del ‘Héroe Niño’

Abdón Calderón Garaicoa, héroe de la Independencia del Ecuador (30 julio de 1804 -  7 de junio de 1822). Foto: Archivo / ÚN

Abdón Calderón Garaicoa, héroe de la Independencia del Ecuador (30 julio de 1804 - 7 de junio de 1822). Foto: Archivo / ÚN

Redacción En las aulas

Los historiadores contemporáneos están de acuerdo con desmitificar la historia del Ecuador.

Uno de los mitos más recurrentes -aún no superado- y que se encuentra en el imaginario colectivo, se refiere al denominado ‘Héroe Niño’, que fue estigmatizado por el escritor y periodista cuencano Manuel J. Calle, cuando en 1905 publicó la obra ‘Leyendas del tiempo heroico’.

El texto de Calle

El escritor Mario Jaramillo Paredes describe así el capítulo XVIII de ‘Leyendas del tiempo heroico’.

“Era la noche del 23 de mayo de 1822. Al suave resplandor de una hermosa luna que brillaba en un cielo profundamente azulado se veía desfilar un grupo considerable de hombres armados con dirección al Pichincha. El choque fue horrendo.(…) Recibíamoslos a machetazos, a culatazos, a empellones(…)Ni siquiera nos faltaban los peñascos para lanzarlos sobre los adversarios. Los caballos que morían se precipitaban por el declive, aplastando a los que trepaban(…)El que caía rodaba hasta los pies de los contrarios que subían e iba a ser degollado o tomado prisionero o a despedazarse en hórridos precipicios...

Y el héroe del Pichincha entró en acción: “ llamábase Abdón Calderón, había nacido en la ciudad de Cuenca y pertenecía a una familia muy respetable de Guayaquil. Años atrás, al padre de este joven le había inhumanamente fusilado el tirano Sámano, virrey de Nueva Granada. (…) Abdón tenía pues sangre de héroes y mártires y en su alma la filial obligación de vengar, batiéndose en los campos de la libertad, el bárbaro asesinato de su infeliz padre”. Y el héroe cae “blanco, como un lirio que se marchita en un lago de sangre”. Simón Bolívar dispuso, días después, que cuando se corriese lista y se nombrase al héroe, contestasen: “Murió gloriosamente en Pichincha, pero vive en nuestros corazones”.

Murió en el hospital

Esta rememoración permite afirmar que Calderón murió el 7 de junio de 1822 (no el 24 de mayo), en el Hospital San Juan de Dios. Documentos respaldan la veracidad de los hechos y piden rectificaciones en nuestros libros de historia y textos escolares, gracias a Víctor Hugo Arellano Paredes y Mariano Sánchez.