En Las Aulas
10 de mayo de 2017 13:07

Cruz Roja Internacional: 'En todo el mundo y a toda hora'

La misión de la Cruz Roja Ecuatoriana es salvar vidas.Foto: Archivo / ÚN

La misión de la Cruz Roja Ecuatoriana es salvar vidas.Foto: Archivo / ÚN

Redacción En las aulas

La Cruz Roja Ecuatoriana es una entidad privada sin ánimo de lucro, miembro del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, desde 1923.

La misión de la entidad, de acuerdo con los principios de la Cruz Roja Internacional, consiste en prestar atención humanitaria a personas desprotegidas a causa de contingencias ocasionales, la protección de la vida, la salud y la integridad en tiempos de conflicto armado y otras situaciones de emergencia que se presenten dentro del territorio de Ecuador, según la información oficial obtenida en su página web.

Historia

Médicos guayaquileños, en abril de 1910, debido a un posible enfrentamiento bélico entre Ecuador y Perú, tuvieron la iniciativa de crear un organismo cuya preocupación principal sería el apoyo sanitario para los eventuales heridos del Ejército ecuatoriano. Esta idea se concretó con la convocatoria hecha por la Sociedad Médico Quirúrgica de los Hospitales de Guayaquil, cuyos miembros eran los doctores León Becerra, José Payeze Gault, Juan Bautista Arzube Cordero, Leopoldo Izquieta Pérez, Wenceslao Pareja y Alfredo Espinoza Tamayo.

Legalización

Varios meses después de la fundación de la Cruz Roja del Ecuador, el Gobierno ecuatoriano -liderado por el general Eloy Alfaro- reconoció legalmente a la institución el 14 de noviembre de 1910, mediante Decreto Legislativo publicado en el Registro Oficial Nº 1392, del 20 de octubre.

Así, el Congreso de la República reconoció oficialmente su adhesión a las Convenciones de Ginebra de 1864 y 1906, por lo cual se veía en el deber de “proteger y garantizar a las Sociedades de Socorros de Heridos, establecida bajo el amparo de la Cruz Roja”, en razón de lo cual estableció la Cruz Roja del Ecuador como “institución de beneficencia y utilidad pública”, concediéndole la exoneración de pagos de todo impuesto fiscal o municipal, otorgándole las garantías y derechos a los miembros de la institución y un presupuesto anual.