En Las Aulas
2 de agosto de 2017 12:08

El chulla, filósofo de la ciudad

La chispa del chulla ha sido su emblema. ¿Por qué se pierden los chullas, personajes típicos de Quito?. Foto: Referencial

La chispa del chulla ha sido su emblema. ¿Por qué se pierden los chullas, personajes típicos de Quito?. Foto: Referencial

Redacción En las aulas

Se dice con frecuencia que “ya no existe la sal quiteña, sino la sal yodada”. Esta frase puede ser cierta, porque los chullas y su lenguaje simpático, alegre y ocurrido están desapareciendo.

Quito dejó de ser -para bien a para mal- la ciudad antigua que se concentraba en el Centro Histórico. Su crecimiento le ha llevado a sus colinas, montañas y valles de norte a sur -como un gran fideo-, y al oriente.

La gente tiene otros modales y costumbres; el tráfico es atroz y casi ya no hay espacio para los chullas. Mejor dicho, apenas se recrean, de vez en cuando en La Ronda, y en la Plaza Grande, a través de actores. ¿Será posible recuperar la esencia de la quiteñidad?

TRADICIONES

Humor quiteño. El tiempo es irrevocable. Los vientos de la modernidad matan progresivamente los encantos de una ciudad que vivió de su cercanía, de sus procesiones, de sus rincones y chistes, que hacían gozar a propios y extraños. ¿Será que el humor quiteño es parte de la historia? ¿Dónde están sus tradiciones?

EL CHULLA

El personaje.  El chulla surgió antes que el pasacalle. “Nació en el siglo XVI, aunque adquiere personalidad propia a partir del siglo XVIII, con la crisis de los obrajes. El chulla quiteño nace como una reacción a la pobreza, para mostrar una pobreza elegante”, dice Fernando Jurado, autor del libro ‘El Chulla Quiteño’.

JORGE ICAZA

Referencia. Luis Alfonso, el personaje cen-tral de la obra de Jorge Icaza ‘El Chulla Romero y Flores’, ejemplificó al quiteño, de chulla leva, hijo del dueño de casa y la empleada indígena, vivía de la apariencia y queda solo frente a la corrupción del poder político. Esta referencia es importante en la historia del chulla.

SIGNIFICADO

Real Academia.  Chulla está reconocido por el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE). Proviene de la palabra quechua ch’ulla, que significa “solo, impar, único”. Por eso se dice: “chulla media” o “chulla vida” cuando se habla de disfrutar la única vida que se tiene. ¿Cómo recuperar su significado?

EL ÚLTIMO CHULLA

Puntualización.  Jurado asevera que “ya no existen chullas”. “Dejó de existir a partir de 1970 con la muerte de Luis Martínez Cevallos (imitador de personajes), conocido como ‘El Terrible Martínez’”. Yo diría que el chulla murió hace tres años con Marco Chiriboga Villaquirán (escritor y radiodifusor de la ciudad). Él fue el último chulla que existió.

CHULLA FILÓSOFO

Versión.  El genealogista Jurado aseguraba que “el chulla era un filósofo. Le sacaba jugo a la existencia y se reía de las contrariedades de la vida. Yo creo que el valor intrínseco del chulla es su filosofía de vida y su relación con los movimientos intelectuales de Quito. La mayor parte de autores quiteños en arte, poesía, novela, han sido chullas”.