En La Casa
7 de junio de 2018 11:08

Cuide las patitas de su compañero peludo

Las patas de los peluditos son grandes protectoras de su bienestar. Foto: Pixabay

Las patas de los peluditos son grandes protectoras de su bienestar. Foto: Pixabay

Yadira Trujillo Mina
(I)

Aunque las patitas de los perros son resistentes a las caminatas: cortas o largas, también hay que poner atención en su cuidado, ya que puede lastimarse tras pisar sobre objetos duros.

El sitio especializado Misanimales.com asegura que las patitas del peludo proporcionan amortiguación adicional, la misma que protege sus huesos y articulaciones de los golpes. Además, aíslan contra el clima extremo, ayudan para caminar sobre terreno áspero y protegen el tejido profundo de la pata.

Es importante recordar que las patas del can también sienten el calor extremo.
Para evitar quemaduras y ampollas, el portal recomienda evitar caminar con el perro en el pavimento caliente o en la arena.

Para quemaduras leves, sugiere lavar con jabón antibacterial y vendar su pata. Mientras que para quemaduras graves, es mejor visitar al veterinario inmediatamente.

El frío puede causar agrietamiento de las almohadillas de las patitas. Por ello, evite los largos paseos bajo climas extremos.

Para reducir el riesgo de lesiones es importante mantener la casa y el patio libre de cualquier tipo de objeto que puedan dañar las patas de la mascota mimada.

Los vidrios rotos y otros desechos se vuelven un riesgo cuando hay un miembro peludo en la familia.

Al igual que sucede con los humanos, un masaje en las patas del perrito le vendría bien, ya que además de revisar el buen estado de sus patitas, lo relajará y mejorará su circulación.

Comience masajeando sus almohadillas y luego siga con el resto de su pata. Esto es algo que se puede hacer todos los días.

Consejos

Consulte con su veterinario sobre qué tipos de cortauñas son los mejores y cómo debe usarlos correctamente.

Recorte el pelo de las almohadillas. Hágalo con regularidad. Primero debe peinar el pelo y luego recortarlo.

Limpie sus almohadillas. En ellas pueden quedar atrapados ciertos objetos extraños que pueden lastimarlo.

Las almohadillas pueden agrietarse y secarse con gran facilidad. Pregunta por una buena crema hidratante.