En La Casa
21 de septiembre de 2017 12:42

Colocar un sensor ni se siente

Se coloca la placa base en el cajetín ya instalado. Foto: Pavel Calahorrano / ÚN

Se coloca la placa base en el cajetín ya instalado. Foto: Pavel Calahorrano / ÚN

Redacción En la casa


El sensor de movimiento no es sino un dispositivo electrónico que actúa cuando detecta movimiento en un área vigilada.

Tiene varias aplicaciones pero más se utilizan para mejorar la seguridad de casas, departamentos, empresas...

Hay de dos tipos: infrarrojos y ultrasónicos. También hay de distintas capacidades de vigilancia. El de las gráficas tiene un movimiento de ‘vista’ 180% y un alcance de 21 metros.

Un sensor de este tipo para la casa es muy fácil de instalar, afirma Sebastián Pazmiño, del MegaKywi.

El kid de la colocación está en escoger con seguridad cuál es el cable fase y cuál es el neutro, para unirlos a los cables del cajetín.

-Se coloca la placa base en el cajetín ya instalado.
-Se ven los cables para ver cuál es fase y neutro.
-Se ponen capuchones de seguridad en cables.
-Se prueba que el perno sostén calce en el cuerpo.
-Se ajusta el cuerpo del sensor al cajetín.
-Se comprueba el movimiento de los LED (180°).
-Se regula el tiempo y la sensibilidad del sensor.
-Se completa con los protectores de sol y lluvia de los LED.