En La Casa
23 de noviembre de 2017 16:36

Una cerradura a la ‘antigüita’

Las cerraduras de sobreponer, de cilindro fijo, no pierden vigencia. Su instalación es sencilla.

Una vez que la cerradura se encuentre fija en la puerta pruebe que funcione.

Yadira Trujillo Mina

Entre las cosas más importantes de la casa está la seguridad. Por este motivo es importante el equipamiento y los accesorios que aporten con este particular.

Entre ellos están las cerraduras de las puertas, especialmente las de ingreso.
Una alternativa que no pierde funcionalidad es la cerradura de sobreponer, esa cuadrada que se ha usado desde mucho tiempo, para interiores y exteriores, en puertas de distintos materiales como madera y metal.

Darío Viteri, asesor de Megakywi, indica que se trata de una cerradura que cuenta con un cilindro donde se asegura la puerta y se manipula.

La instalación de este tipo de cerradura no es complicada. Solo se necesita un taladro con broca de copa para la perforación ancha de la puerta y un desarmador para ajustar los tornillos que sostienen la cerradura nueva.

-Asegúrese de contar con todas las herramientas.
-Perfore la puerta con la broca de copa ancha.
-Ajuste los tornillos del soporte interno.
-Coloque el cilindro en la parte exterior de la puerta.
-Introduzca la placa en el orificio de la cerradura.
-Ajuste los tornillos laterales con un desarmador.
-Ajuste los tornillos frontales más grandes.