El Jefe Eres Tú
6 de noviembre de 2017 09:49

Las rejas pueden afectar a sus ventas

La confianza, la imagen y la exhibición de la mercadería son importantes para atraer a la clientela. Foto: Referencial

La confianza, la imagen y la exhibición de la mercadería son importantes para atraer a la clientela. Foto: Referencial

Redacción El jefe eres tú

Las rejas que se instalan en las puertas de tiendas, bazares, panaderías y otros pueden representar, sin querer, una barrera para los clientes.

Para que esta medida no afecte a sus ingresos, Vanessa Rosero, responsable de la Unidad de Economía Popular y Solidaria de ConQuito, recomienda unas técnicas sencillas para impulsar las ventas y, a la vez, estar protegido de posibles delincuentes.

Lo primero, en estos casos, es mantener la autoconfianza. Los dueños de los locales no pueden vivir con el miedo de ser atacados. Pero sí deben aprender a identificar a los sospechosos para que sus clientes no perciban la sensación de inseguridad.

Otro aspecto a tomar en cuenta es trabajar en la imagen del negocio. Si decidió colocar las rejas anímese a mejorar la fachada del negocio, coloque un buen rótulo y proporcione la suficiente información para que la gente identifique qué productos se ofrecen en el local.

Finalmente, coloque la mercadería en las perchas de tal manera que los clientes puedan ver a través de las rejas los productos disponibles. Considere también ofrecer promociones para atraer a más clientela.

Si las rejas no le convencen solicite apoyo a la Cámara de Comercio de Quito (CCQ). Esta organización tiene un servicio especial para los socios.ectar a sus ventas.

Recomendaciones

Elija un diseño bonito de rejas para que la gente crea que son decorativas. Que esto no se convierta en un obstáculo.

La rejilla puede ser usada de manera parcial en la puerta y su uso puede ser temporal. Según las condiciones del barrio, estas barreras se pueden usar solo en las horas complejas.

Para aprender más técnicas que le permitan impulsar su negocio puede acudir a ConQuito, en el sur. Ahí tienen el programa En Marcha, que ayuda a fortalecer los locales.

Los socios de la CCQ tienen opción de solicitar un servicio que permite habilitar un botón de pánico para advertir situaciones de riesgo. También se dictan cursos.

La atención es clave. Si las personas reciben un trato amable de los dueños de los negocios volverán aunque tenga una rejilla.