El Jefe Eres Tú
18 de septiembre de 2017 12:17

El chisme, ‘enemigo’ interno dentro del entorno laboral

Las relaciones entre compañeros y también el desempeño laboral pueden afectarse por los chismes. Foto: ÚN

Las relaciones entre compañeros y también el desempeño laboral pueden afectarse por los chismes. Foto: ÚN

Redacción El jefe eres tú

Uno de los mayores inconvenientes que se genera en el interior de las empresas -grandes, medianas y pequeñas- es el chisme. “El chisme es la radio del diablo”, dijo el fallecido integrantes de The Beatles, George Harrison.

Se trata de una práctica, ‘casi costumbre’, que genera por lo regular situaciones negativas entre los grupos humanos.

Aptitus.com señala que el chisme es una de las prácticas más comunes y poco productivas en un trabajo. “Estas personas que se dedican al chisme hablan de la empresa, de sus compañeros de trabajo, de sus gerentes... y, por lo general, toman una verdad parcial y la convierten en toda una verdad especulativa”.

Los expertos dan cuatro consejos en torno a este tema. Ellos señalan que para empezar a controlar los chismes es imprescindible sostener una charla seria entre el empleado y el gerente o supervisor.

En esta se pueden abordar los impactos negativos que implica el chisme. Si esta acción no genera un efecto en el comportamiento posterior del trabajador, es necesario iniciar progresivamente los procesos disciplinarios con una advertencia verbal; luego será una advertencia formal por escrito, que irá al archivo personal del empleado.

Una segunda acción, más radical pero considerada lo mejor para la compañía, será despedir al empleado tras las acciones y advertencias previas. Una persona chismosa puede ocasionar fuga de talentos.

Una acción más integral es tratar este problema asertivamente y alcanzar una cultura y un ambiente de trabajo que no dé espacios a los chismes. Una de las formas de lograrlo es que las jefaturas o las personas que tengan nivel de decisión y de autoridad respondan las preguntas e inquietudes que tengan los empleados y trabajadores, para evitar chismes relacionados con el trabajo.

Un cuarto consejo es más puntual. Si los chismes abordan temas personales, se debe conversar con los involucrados y aclarar que la vida privada de los compañeros son temas que no deben mencionarse en la oficina. Hay una razón para ello: que este tipo de situaciones podría afectar a la armonía laboral.

Según Aptitus.com, las personas que solo viven por y para el chisme suelen tener carreras mediocres, porque se preocupan por la vida de los demás.

Francisco Palomino, politólogo, señala que el chisme es un medio de desinformación que, generalmente, se sustenta en ideas sin fundamento, lo que puede desembocar en conflictos entre los actores que se encuentran en ese entorno; es decir, en este caso, los trabajadores.

Además, señala que el chisme se debe atacar con una buena comunicación. Por ejemplo, si se oye: “dice el jefe que van a despedir a tal persona...”, en este caso el ‘trabajador afectado’ debe acudir a los canales respectivos, como el personal de Talento Humano. Reconoce que es parte de la idiosincrasia.