El Jefe Eres Tú
2 de octubre de 2017 13:18

El arte de la conversación es de gran ayuda en el trabajo

Esta habilidad es  un factor decisivo sobre cómo se desarrollan diferentes experiencias durante los negocios. Foto: FOTO: INGIMAGE

Esta habilidad es un factor decisivo sobre cómo se desarrollan diferentes experiencias durante los negocios. Foto: FOTO: INGIMAGE

Redacción El jefe eres tú


Toda persona que quiera iniciar un negocio necesita tener incontables habilidades, desde creatividad hasta capacidad de análisis, entre otras.

Estas capacidades varían en complejidad y especificidad, con algunas básicas como la capacidad de gestión.

Pero hay una habilidad increíblemente básica, pero poco apreciada en el entorno emprendedor actual: el arte de la conversación. Las habilidades como conversador son un factor decisivo sobre cómo se desarrollan diferentes experiencias durante los negocios y en la jornada laboral.

Esta capacidad de conversar implica presentar su negocio a inversionistas, persuadirlos de invertir y escuchar sus ideas y observaciones. Esto, siempre, con un lenguaje claro, pero directo. Así se demuestra que usted domina el tema
La buena conversación, que no debe confundirse con la labia sirve para: atraer a sus primeros clientes y convencerlos de quedarse con tu marca; elegir miembros de su equipo a través de entrevistas, retenerlos y mantener la moral de tus colaboradores.

La buena conversación ayuda además a manejar, organizar y delegar tareas, así como para recibir críticas del equipo y clientes para hacer mejoras.

LAS CLAVES PARA UN DIÁLOGO EFECTIVO

Miles de artículos dicen que usted puede demostrar estar poniendo atención a través de contacto en los ojos, asentir repetidamente y repetir la última frase que la última persona dijo. Pero ¿para qué necesita pretender que está poniendo atención cuando puede simplemente poner atención?

Cuando conversa  no solo debe esperar la oportunidad de volver hablar. Realmente escuche lo que la otra persona le está diciendo, absórbalo y responda adecuadamente. Entenderá más claramente lo que su interlocutor quiere decirle.

Haga preguntas.  Un consejo común para ser mejor conversador es hacer preguntas abiertas. No puede hacer una serie de preguntas cortas y esperar buenas respuestas. Mejor haga preguntas abiertas que obliguen al interlocutor a dar información valiosa. No pregunte “¿Le gusta nuestra nueva página web?” Este cuestionamiento resulta en un “sí” o un “no”, lo que cierra la conversación y le da información poco valiosa. Mejor pregunte algo como “¿Qué opina de nuestra nueva página web?”.

Durante el transcurso de la conversación aparecerán muchos cambios de tema. Deje que pasen de manera natural. Muchos pensamientos y puntos de conversación entrarán en su mente a lo largo de la plática, pero no interrumpa el flujo de la conversación para hacerlos notar a la fuerza.

La gente espera que cumpla su palabra, así que tenga cuidado con lo que se compromete a hacer o implica saber. Hacer esto le permitirá establecer expectativas más razonables y le expone como una autoridad más poderosa.

La concisión es una poderosa herramienta que hace que sus palabras sean más significativas, y ayuda a mantener la conversación en un solo tema. Eso no significa que deba responder en fragmentos de solo unas pocas palabras, pero sí debe evitar sacar a relucir todos los detalles que no son necesarios Si no va a terminar una tarea en un plazo establecido, pero tiene un plan para terminar el proyecto en uno o dos días más, no se moleste en cada una de las dificultades que aparecieron durante tu camino. Solo cumpla lo dicho.